Vuelta al País Vasco

Alaphilippe comienza su show

Alaphilippe ha ganado la segunda etapa de la Itzulia. /Michelena
Alaphilippe ha ganado la segunda etapa de la Itzulia. / Michelena

Alaphilippe gana con autoridad la etapa del sterrato, bonifica y ya es el primero de los favoritos | Un pinchazo hace perder 1:12 a Adam Yates y le elimina de la luchapor la general, mientras Schachmann bonificay sujeta el liderato

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDOGorraitz

El mosquetero Julian Alaphilippe (Deceuninck) gana la etapa y la primera entrevista es en inglés. El idioma del ciclismo solía ser el francés, ¡ay!, los viejos tiempos. «La vie est belle», canta Manu Chao. «Dans mon jardin», especifica. El jardín de Alaphilippe son las carreteras vascas. Ganó dos etapas de la Itzulia el año pasado y puso su temporada a volar. Volvió a ganar en la Clásica de San Sebastián, que le confirmó como primera figura mundial. Ha vuelto y lo ha hecho para ganar. La vida es bella en mi jardín, canta Alaphilippe.

La pregunta, ahora, es cómo quiere disfrutar de la vida, jugando con sus rivales en el terreno que le favorece, como este martes, como este miércoles, o lanzándose a una aventura mayor como es ganar la general. Porque el francés ya es el líder de la carrera, aunque Maximilian Schachmann (Bora) conserve su maillot amarillo. Tal fue la superioridad de Alaphilippe en la ligera subida que conducía a la meta de Gorraiz, que los jueces picaron un segundo al pelotón. Está un punto por encima de los demás.

A eso se le llama estado de gracia. Alaphilippe podría ganar hoy el Tour de Francia, porque no solo es bueno y atraviesa un momento esplendoroso, la fortuna le sonríe. En la etapa del sterrato, pinchó en el asfalto. Así que pudo bajarse de la bici, coger la de Dries Devenyns, reemprender la marcha y un poco más tarde volver a poner pie a tierra y recuperar su bici para acometer la segunda vuelta al circuito del sterrato, quitarse el barro de las gafas y ganar.

Si uno no está inspirado y con el santo de cara, lo que sucede es lo siguiente: pincha en el peor momento, en medio de un tramo de sterrato, y aunque un compañero se para, su bici es de otra talla y hay que cambiar la rueda, con lo que ya no hay forma de volver al pelotón porque la carrera se ha escapado por delante. Es decir, lo que le sucedió a Adam Yates (Mitchelton), la víctima de la etapa.

«Una mierda»

El inglés pinchó en el penúltimo tramo de tierra, su equipo le arropó pero se dejó un minuto largo en meta y todas sus opciones de ganar la Itzulia. Salió quinto de Zumarraga y ahora tiene a medio pelotón por delante. Alaphilippe y Yates corrieron la misma etapa y los dos sufrieron un pinchazo, pero si el sterrato al francés le pareció su jardín al inglés le pareció otra cosa. Podría haberlo dicho en inglés, pero Mikel Landa (Movistar) lo explicó en buen castellano: «Una mierda». Eso mismo le pareció al británico. Tampoco a Miguel Indurain, presente en la meta, le hizo gran ilusión que la carrera pasase por esos tramos. «Están al límite», dijo, poniendo toda su buena voluntad.

Las carreteras vascas son su casa; el año pasado ganó dos etapas en la Itzulia y la Clásica de San Sebastián

Gorka Izagirre lidera las operaciones y su hermano Ion suma tres segundos para colocarse quinto

El peso de las bonificaciones en esta Itzulia puede resultar determinante, como se vio este martes. Schachmann sujetó el liderato gracias a los cuatro segundos que recolectó en los sprints intermedios, tres en uno y uno en otro. Ion Izagirre (Astana) se asoma al balcón del área con los tres segundos que bonificó y está en buena posición para rematar a gol. Ya es quinto de la general a 23 del líder virtual, Schachmann, y a 18 del real, Alaphilippe. Michal Kwiatkowski (Sky) también entró en esa guerra: ganó cuatro segundos con su tercer puesto en meta. El polaco está a cinco segundos del francés y adelanta a Daniel Martínez (Education First), al que el tiempo se le puede escurrir entre los dedos antes de llegar a las etapas de Eibar.

Con el nivel estratosférico que tiene la Itzulia, la victoria puede estar en los detalles y las bonificaciones no son uno menor. Hay mucho tiempo en juego, diez, seis y cuatro segundos en cada meta y tres, dos y uno en cada sprint especial, dos por etapa.

Astana gobierna la carrera

Además de la superioridad individual de Alaphilippe y el peligro que supone Kwiatkowski, la etapa dejó sentado que Astana no va a marcharse de la Itzulia sin presentar batalla. Este martes, los kazajos gobernaron la carrera con Gorka Izagirre de mariscal. El ormaiztegiarra ejerció de jefe de operaciones cuando la carrera entró en los ultimos 50 kilómetros, los del sterrato y las pistas de hormigón.

No quedó ninguna duda de que el equipo de Vinokourov dispone de recursos para organizar cualquier estrategia. Cuando el pelotón se redujo a unas 30 unidades con el primer arreón del mayor de los Izagirre, todo el Astana estaba allí. Tensaron para comprobar la respuesta de los otros bloques fuertes de la carrera, y se encontraron una buena respuesta de Movistar y Sky. Los ingleses se sumaron entusiastas a la labor de zapa, con David de la Cruz. Kwiatkowski y un implicado Geraint Thomas no perdieron el hilo en ningún momento.

Más a la defensiva, como es lógico, corrió el Education First, pendiente de Martínez. Ahí puede estar dibujado el diseño de la Itzulia para las cuatro etapas que faltan. Solo Adam Yates, por avería, quedó fuera de juego. Siete corredores siguen en menos de 30 segundos. Diecisiete, en menos de un minuto.

Astana tiene a Ion Izagirre para un asalto clásico a la victoria, a Fuglsang a 42 segundos y a Pello Bilbao a 44 para un movimiento alternativo. Gorka Izagirre, Omar Fraile, Luis León Sánchez y Alexey Lutsenko andan como el que más, para sujetar cualquier estrategia.

La carrera queda abierta, pero la sombra de Alaphilippe domina toda la carretera. Tras ganar, este martes dijo que está «preparado» para la victoria final y que irá «día a día». Lo que supone una gran amenaza para sus rivales, porque lo mejor del francés es eso, el día a día. Ganó este martes, puede ganar este miércoles y repetir el jueves.

No solo es muy bueno, corre en casa y le gusta. Canta Manu Chao. En mi jardín hay una flor, ahí está la bicicleta de mi hermano, en mi jardín. Sigo caminando y no me ven. Y se diría que habla de Alaphilippe.

Más noticias de la Vuelta al País Vasco