Primoz Roglic, seguido por David Gaudu, en la ascensión a Krabelin, poco antes del paso junto al santuario de Arrate. / Karlis

Vuelta al País Vasco

22 kilómetros para volcar la Itzulia

La suerte de la presente edición se jugó entre el descenso de Gorla y la primera mitad de la ascensión a Krabelin

Joseba Lezeta
JOSEBA LEZETA Arrate

Labor de equipo, estrategia, inteligencia sobre la bicicleta, visión de carrera, arrojo para bajar y fuerza para subir. Todos estos elementos se entremezclaron en el momento supremo de la última etapa, veintidós kilómetros de una intensidad fuera de lo común entre la cima del alto de Elosua, donde comienza el descenso de Gorla, y la ascensión