Alaphilippe y los bailes de Txikierdi

El ciclismo vuelve a ser cruel y despiadado. Este martes en Viana dejó feliz a una persona e infeliz a cuatro.

Txomin Perurena
TXOMIN PERURENA

Incluso a catorce kilómetros de la línea de meta, el cuarteto de fugados conservaba dos minutos de ventaja. Cualquiera habría apostado que el ganador de etapa iba a ser uno de ellos, al menos Ibon Ruiz tras verle cómo se adelantaba a los otros tres. Pero el ciclismo volvió a ser cruel y despiadado. Le falta alma en ocasiones. No tuvo compasió

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Celebra con nosotros el sexto aniversario. Suscríbete 3 meses por 1€