Vuelta al País Vasco

Victor de la Parte: «Con tanta tensión en el pelotón, hemos acabado cascados»

El alavés Víctor de la Parte, durante la etapa de ayer. :: KARLIS/
El alavés Víctor de la Parte, durante la etapa de ayer. :: KARLIS

«Astana puso un ritmo muy alto en la parte final de La Barrerilla y casi no pudimos coger el avituallamiento; había muchos nervios»

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Junto a su compañero Mikel Landa, Víctor de la Parte (Vitoria-Gasteiz, 1986) era el corredor que mejor conocía la etapa de ayer, como buen corredor alavés. «No es la zona a la que haya solido ir demasiado entrenando, dado que, aunque es preciosa para visitarla, no es la mejor para disfrutar encima de una bicicleta: es un continuo sube y baja, y termina resultando muy 'pestosa', como decimos los ciclistas. Y en carrera no ha sido menos», explica el gasteiztarra, que vive su segunda Itzulia en su segunda campaña en el Movistar.

Según De la Parte, la etapa de ayer, la más larga de la presente edición, también resultó «bastante incómoda» como consecuencia del «ritmo, la tensión por la amenaza que siempre supone el viento aunque no sea una zona muy expuesta, y por la posible lluvia, que podía dificultar el día».

El alavés valoró el mérito de De Gendt y Jensen para emprender la fuga, a los que luego se sumarían otros seis ciclistas, incluidos Irisarri y Bagües. «Se ha ido muy rápido por los dos puerticos de tercera que había al principio. Luego nos hemos parado un poco en el pelotón, y la fuga ha cogido rápido seis minutos y medio».

A partir de ahí, hubo reacción por detrás. «Quick-Step, LottoNL y sobre todo Sunweb -que tenía la baza de Matthews al sprint- han sido los que han recortado la diferencia. Hasta la Barrerilla se ha rodado con muchos nervios, en fila de a uno, aunque a veces el aire entraba algo de costado. Quizá por ello, Astana ha tratado de hacer daño en la parte final del puerto. En los repechos finales ha tensado mucho y casi no hemos podido ni coger el avituallamiento, que estaba a continuación, por lo rápido que íbamos».

«Si tuviera que destacar algo de la etapa -continúa- sería la tensión vivida. En el pelotón veíamos la posibilidad de que lloviera, y todo el mundo quería ir delante para no pasar problemas. Al final nos hemos mojado y con los chaparrones la temperatura habrá bajado diez grados. Hemos acabado con el moquillo por el frío, pero nada preocupante».

En el circuito final, «no había puertos puntuables, pero el repecho de Salinas de Añana se agarra. Pensaba que la criba en la meta podía ser mayor, que llegarían menos hombres rápidos en el grupo de adelante, pero al pegar bastante viento en contra ha facilitado poder ir a rueda y el reagrupamiento».

«Kwiatkowski y De la Cruz también han intentado sorprender. No era fácil. Había interés de varios equipos en el sprint. Cuando nos hemos puesto delante los de Movistar lo hemos hecho pensando más para no correr riesgos en un terreno estrecho. En estas etapas se suele decir que son de transición, pero lo cierto es que hemos terminado cascados».

«Algunos aprovecharemos la crono de hoy para recobrar fuerzas. Otros deberán apretar. Roglic puede ampliar su renta, pero aún restarán dos días de carrera, y trataremos de que Quintana y Landa recuperen tiempo».

 

Fotos

Vídeos