Vuelta al País Vasco

Schachmann:«Si no gano la Itzulia no sería un fracaso»

Maximilian Schachmann bebe champagne en el podio de Arrigorriaga./Michelena
Maximilian Schachmann bebe champagne en el podio de Arrigorriaga. / Michelena

El líder de la Vuelta al País Vasco 2019 afronta «muy motivado» las dos últimas etapas de la ronda vasca

EL DIARIO VASCO

El alemán Maximilian Schachmann (Bora Hansghroe) afrontará «muy motivado» las dos decisivas etapas que restan en la Vuelta al País vasco 2019, en las que contará con otros dos compañeros de equipo clasificados entre los seis primeros; una situación «muy cómoda», aunque el ciclista germano no consideraría un fracaso no llegar de amarillo el sábado a Eibar. «Salí con la idea de intentar la tercera victoria y sabía que el final me venía bien. Ha sido un día especial por las malas condiciones del tiempo, íbamos todos congelados, sufriendo mucho, pero cuando tienes un equipo para ti hay que motivarse y centrarse en ganar. Estaba y estoy muy motivado».

El líder de la Itzulia, paso a paso se está convirtiendo en un candidato de pleno derecho al triunfo final, en pugna con los mejores en todo momento, por lo que anuncia que tratará de retener el maillot de líder hasta el final. «Las dos etapas que quedan son las más peligrosas, pero hoy había un ascenso duro y lo he pasado bien, he estado delante con los mejores. A ver qué pasa en las dos próximas etapas, pero es seguro que voy a defender el maillot amarillo», dijo.

Schachmann no se siente presionado por la posibilidad de ganar la Vuelta al País Vasco 2019, ni consideraría un fracaso la posibilidad de no terminar de amarillo el sábado en Eibar. «No lo consideraría un fracaso, en absoluto. Si antes de empezar la carrera me dicen que voy a ganar tres etapas no me lo hubiera creído. Soy un corredor en fase de progresión, tengo 25 años, me quedan 10 años para intentar ganar carreras y ahora pienso en conservar esta forma para las clásicas», declaró.

Aunque Schachmann se desenvolvió como nadie bajo la lluvia, el alemán dejó claro que el agua sobre el asfalto no es precisamente lo que más le gusta. «No me gusta la lluvia ni las carreteras mojadas, los descensos y las rotondas resultan peligrosos. Yo me entreno con bicicleta de montaña en invierno y eso me ayuda para sobrevivir en estas etapas».

Sobre los rivales comentó que no le había sorprendido el hecho de que algunos perdieran tiempo en la etapa, como el ormaiztegiarra Ion Izagirre, que perdió 9 segundos. «La subida ha sido sinuosa, muy estrecha y había que colocarse muy bien, y luego el descenso también era peligroso. Yo sí esperaba que hubiese algunas diferencias. Aquí hay buenos escaladores, y lo veremos en los próximos días».

El líder valoró el hecho de tener a otros dos compañeros del Bora entre los 6 primeros de la general. «Sin duda se trata de una ventaja porque tenemos más cartas a jugar. Somos buenos escaladores, si jugamos inteligentes siempre podemos proteger a uno para el amarillo. Estamos en posición muy cómoda».