Quintana o Zadrobilek

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO

Un ganador sorpresa siempre genera tensión. En el ciclismo y en otras modalidades. El deporte tiene, por naturaleza, un impulso conservador, y cuando alguien llega a romper el orden establecido algo chirría. Como que la Itzulia de Geraint Thomas, Alaphilippe, Ion Izagirre, Mikel Landa y compañía la termine ganando Schachmann.

No sería el primer ganador sorpresa de la historia del deporte. Pero hay sorpresas y sorpresas. Porque no es lo mismo que Nairo Quintana gane la Vuelta al País Vasco o que Gerhard Zadrobilek gane la Clásica de San Sebastián. En el primer caso, al poco tiempo hincha el pecho y dice: 'A ese le descubrí yo'. Y su carrera gana prestigio. Lo que sucedió cuando el colombiano ganó la Itzulia y tres meses después a punto estuvo de ganar el Tour.

Otra cosa es que la clásica la gane Zadrobilek. Solo queda organizar la del año siguiente, qué se le va a hacer.

Schachmann no es un cabeza de cartel ahora mismo. Su nombre no daría lustre a un palmarés donde están casi todos los grandes de la historia, pero a sus 25 años está por ver qué clase de corredor termina siendo. Tiene pinta de que puede dar que hablar en el futuro. Cuando Sean Kelly evitó que Maurizio Rossi ganara la Itzulia en 1985, los organizadores respiraron. Pero el irlandés no corre.

Bonificaciones. El líder suma 24 segundos

Schachmann suma ya 24 segundos en bonificaciones, fruto de sus dos victorias en etapas en línea (20) y lo logrado en sprints especiales. Le siguen de lejos Verona (7), Lambrecht, Ulissi y Pogacar (6). Ion Izagirre suma tres y Fuglsang, cuatro.

Montaña. Iturria salva a Bravo

Mikel Iturria se metió en la escapada y ejerció de defensor del maillot de la montaña de su compañero Gari Bravo. El urnietarra pasó en primer lugar por Campa Hafade y Garate, con lo que Verona, que iba en la fuga, no pudo alcanzar los 12 puntos del lazkaotarra.

Más noticias de la Vuelta al País Vasco