Vuelta al País Vasco

Roglic: «Quiero ganar la contrarreloj del Tour»

Primoz Roglic, ayer por la mañana en Senpere, donde inspeccionó el recorrido de la contrarreloj del Tour./JEAN-PIERRE ERROTABERRI
Primoz Roglic, ayer por la mañana en Senpere, donde inspeccionó el recorrido de la contrarreloj del Tour. / JEAN-PIERRE ERROTABERRI
Roglic, ganador de la Vuelta al País Vasco

Primoz Roglic inspeccionó el trazado entre Senpere y Ezpeleta un día después de adjudicarse la Vuelta al País Vasco. El esloveno no pudo subirse en la bicicleta por las heridas sufridas en la caída de la última etapa en Eibar y tuvo que hacer el recorrido en coche

IÑAKI IZQUIERDOSENPERE.

Llueve a las diez de la mañana en Senpere. Primoz Roglic (Lotto-Jumbo) ha alargado un día más su estancia en Euskadi y se dispone a examinar el recorrido de la contrarreloj del Tour de Francia acompañado por un mecánico de su equipo. Roglic, ganador de la Vuelta al País Vasco, cojea y se mueve con cierta dificultad. Las heridas en la cadera derecha, consecuencia de la caída en la última etapa de la Itzulia, son importantes. La visita al médico, al menos, descartó fracturas. Sin embargo, el esloveno está dolorido y tiene que cubrir los 30 kilómetros entre Senpere y Ezpeleta en coche.

«Habría sido mejor hacerlo en bici, pero no puedo subirme a ella. No podría rodar con seguridad. Preferiría haberla visto dando pedales, porque no es lo mismo que desde el coche, pero era imposible, no estoy bien», comenta el esloveno en la terraza de la cafetería Lasai, frente al ayuntamiento.

A Roglic le gusta el trazado de la penúltima etapa del próximo Tour, en Iparralde. «No tiene nada que ver con la del jueves en la Itzulia, es más complicada, con subidas y bajadas. Me gustan más este tipo de recorridos. Creo que se ajusta bien a mis características y, desde luego, mi objetivo será ganarla».

«Conocer el terreno»

El hecho de que solo unas horas después de ganar una prueba del World Tour como la Vuelta al País Vasco decidiese recorrer la crono del Tour, indica que tiene la carrera francesa muy arriba en sus objetivos. «Claro que pienso en el Tour, en caso contrario no estaría hoy aquí. Me gusta conocer el terreno. Quiero ganar etapas y tratar de hacerlo lo mejor posible».

Roglic está tranquilo y conversa sin prisa. La lluvia tampoco es que anime a dar una vuelta en bici, pero Roglic no sale porque no puede. «La caída fue más fuerte de lo que parecía. Tengo bastante dolor». Pregunta antes de salir por las características del circuito, antes de comprobar por sí mismo que le gusta.

La crono entre Senpere y Ezpeleta es engañosa, ya que es muy quebrada sobre el perfil. Sin embargo, al recorrerla da la sensación de que esos sube y bajas no serán suficientes para condicionar a los grandes del Tour, que podrán volar sobre ese terreno. Son esa clase de repechos que para los mejores especialistas no suponen una gran dificultad, mientras que al resto sí les puede obligar a subir piñones. Toda la primera parte, salvo el repecho de salida de Senpere, es ideal para alcanzar grandes velocidades. Un corredor como Roglic puede abrir huecos ahí.

«Prefiero este tipo de crono con subidas y bajadas que las llanas, como la de la Vuelta al País Vasco»

«Claro que pienso en el Tour, en caso contrario no estaría aquí, quiero ganar etapas»

«Estoy ganando buenas carreras, como la Vuelta al País Vasco, y me gusta estar en esa posición»

La segunda mitad de la crono es la más difícil, con dos repechos entre Ustaritz y Zuraide. Sin embargo, parecen salvables para los grandes. Una vez superado el pueblo, se hace un bucle que se agarra bastante, antes de descender de nuevo a Zuraide y acometer la gran dificultad del recorrido: el muro de Pinodieta. Roglic comprobó ayer que la única solución para ese tramo es agarrar fuerte el manillar y tirar para arriba con la cabra y la rueda lenticular trasera. No se puede cambiar de bici. De Pinodieta a Ezpeleta, todo bajada por buena carretera, así que no es un crono complicada desde el punto de vista técnico. Cabra y desarrollos normales.

Roglic espera llegar a esta etapa, la penúltima del Tour, «en buenas condiciones para ganar. El año pasado me impuse en una etapa y vuelvo con esa idea. Hay 21 etapas y todas, salvo las llegadas al sprint, son una oportunidad para mí aunque, por supuesto, en la crono me veo con más opciones. Me gusta prepararme para estar la máximo nivel, y con esa idea llegaré al Tour».

¿Solo piensa en etapas o sueña con algo más? La pregunta no altera el semblante tranquilo y sereno de Roglic. «Pienso en mejorar cada día, pero este año no es realista plantearme buscar la victoria en el Tour. Creo que hay otros líderes. ¿En el futuro? Quién sabe, me gustaría seguir progresando».

«En mi mejor momento»

Roglic, ganador de la Vuelta al País Vasco, considera que está en su «mejor momento. Estoy ganando buenas carreras, como la Vuelta al País Vasco, y me gusta estar en esa posición. Creo que desde que estoy en el ciclismo he ido mejorando año tras año, y estoy en condiciones de luchar por buenas victorias».

Ya el sábado en Arrate había explicado que la victoria en la Vuelta al País Vasco «es un gran paso en mi carrera pensando en el futuro. Primero quiero ganar más vueltas de una semana del World Tour, y después empezar a entrenarme para intentar ganar una gran vuelta. Todavía me quedan muchas cosas por aprender para aspirar a una gran vuelta e intentar ganarla».

Con su físico liviano -Roglic no es el típico contrarrelojista alto y corpulento-, puede amoldarse a la perfección al trazado entre Senpere y Ezpeleta. Ayer sacaría sus primeras conclusiones, pero lo cierto es que las condiciones que se encontró, frío, lluvia y carretera mojada, no serán las mismas a finales de julio y el punto de vista sobre el recorrido podría cambiar. Corredor metódico, se puede dar por descontado que Roglic volverá a ver el circuito antes de competir. Por ejemplo, ya había ido a ver la etapa de Endoia y Azurki de la Vuelta al País Vasco. Esa atención al detalle es una de las características principales del esloveno.

Tampoco será el mismo su estado físico. Ayer llegaba de una vuelta de seis días, en el Tour será etapa 19, con todo lo que eso supone.

Ambiente de ciclismo

La presencia de Roglic en Senpere causó interés, dentro de la tranquilidad que se respira en el pueblo. «Nor da hori?», preguntaba una señora. No conocía a Roglic pero le gustó saber que era un ciclista del Tour. Porque la llegada de la carrera a Iparralde ha generado ambiente de ciclismo. Hay interés en todo lo que tiene que ver con la etapa y todo el mundo asegura que será una fiesta y que los paisajes vascos van a enamorar al mundo. El impresionante esfuerzo logístico que requiere organizar el Tour tiene movilizada a la gente, pero todo el mundo asegura que Iparralde estará a la altura y será un éxito.

La 105ª edición de la ronda gala se disputará entre el 7 y el 29 de julio, y la crono en carreteras vascas será el sábado 28, un día antes de llegar a París. Se correrá inmediatamente después de superar el bloque de etapas pirenaicas y podría decidir la carrera.

La salida de la crono estará situada en el frontón de plaza libre, en una rampa que se colocará justo en el centro de la cancha. El director del Tour, Christian Prudhomme, ya ha inspeccionado en persona todos los detalles y ha dado su visto bueno.

Nada más ganar la Vuelta al País Vasco, aún en Arrate, Roglic dijo: «Volar lejos es muy bonito». Ayer en Senpere observó con ojos de relojero, sin perder un detalle. Quiere ser el primero en aterrizar en Ezpeleta.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos