Una pena no estar ahí

MARKEL IRIZARCiclista del Trek

Me da pena no estar en la Itzulia. Por primera vez en 15 años no hago las clásicas o la Vuelta al País Vasco, pero los cambios en el programa del equipo y unos problemas de garganta que arrastro desde París-Niza (donde no iba a correr y acudí para suplir a un compañero) y la Volta me llevaron a renunciar. Me hacía mucha ilusión, pero sin estar al cien por cien no tiene sentido correr esta carrera. Ahora me voy tres semanas a Sierra Nevada y luego tengo el Giro y el Dauphiné. Mucha carga. Quizá demasiada.

Acudí por la mañana al hotel del equipo a saludar y los compañeros solo hablaban de Elkano. No conocía la subida. Como ciclista, estas ascensiones no son de mi agrado pero ofrecen mucho espectáculo. No tendrían sentido si no hubiera espectadores a ambos lados de la carretera. Pero atraen a multitudes y hay que hacerlas. Es importante para las audiencias, los patrocinadores y para todo el mundo. Si las bajadas -como ayer- son seguras, no hay impedimentos. Además hay etapas de otro tipo, como la crono, que es preciosa, totalmente llana. Fui a verla cuatro veces pero...

No diría que Roglic tiene ganada la Itzulia, pero en la contrarreloj puede dar otro golpe. Salvo una curva en el kilómetro ocho, todo el recorrido es de darle y darle. Puede meter 40 segundos a cualquiera y salir de allí con más de un minuto. Y luego, a ver cómo le quitas esa diferencia. Porque lo de ayer no fue por meterse en una fuga que llega, sino por fuerzas para arriba. Al final, quien quiera superarle se va a encontrar mano a mano con él y ahí no cuentan los equipos. Además, se va a beneficiar de los marcajes entre el resto. No la tiene ganada, pero sí muy bien encaminada.

 

Fotos

Vídeos