Diario Vasco

«Intentaré ganar la contrarreloj y veremos cómo queda la general»

fotogalería

Jon Izagirre se esfuerza al límite para perder el menor tiempo posible en las empinadas rampas del camino de Matsaria. :: KARLIS

  • Jon Izagirre se agarra a sus resultados en las cronos para soñar con imponerse en la general: «No está todo perdido»

«No lo tengo claro porque los que han llegado delante mío a Arrate han demostrado encontrarse bien. Pero no me doy por vencido». Todavía sudoroso y sin tiempo suficiente para un análisis más profundo de cómo queda la clasificación general, Jon Izagirre navegaba entre esos quince segundos cedidos respecto a Alejandro Valverde y los doce perdidos con Alberto Contador, que pueden ser muchos o quedarse en nada en los 27 kilómetros de contrarreloj que cierran la Vuelta al País Vasco esta tarde en un circuito con inicio y final en Eibar.

«Hay que pensar que conservo opciones para la general», manifestó el de Ormaiztegi. «Sabía que podía estar en el grupo de cabeza, pero estas subidas tan explosivas no me van tan bien como a corredores de las características de Valverde, Contador o Henao. Esta vez no he tenido mis mejores piernas. Valverde atacó muy fuerte y tuve que limitarme a seguir a mi ritmo».

El pesimismo inicial de los mensajes de Jon Izagirre dio paso, sin embargo, a cierto optimismo a medida que encadenaba frases. «La Vuelta al País Vasco no está decidida. A ver si puedo subir al podio». Segundos después miraba aún más alto. «Intentaré ganar la crono y veremos cómo queda la general. Hay que vaciarse el último día. No está todo perdido».

Tampoco se olvidó de sus compañeros del Bahrein. «Tengo que agradecer al equipo todo el trabajo realizado para mí». Volvieron a apoyarle en la medida de sus posibilidades.

Ganó tres cronos en 2016

Tres victorias conseguidas en pruebas contrarreloj el año pasado permiten a Jon Izagirre conservar fundadas esperanzas de ascender peldaños hoy en la clasificación general. En 2016 se impuso en el prólogo de cuatro kilómetros del Tour de Romandía, en la crono individual de 16,8 de la Vuelta a Suiza y en el campeonato de España de la modalidad. Añadan dos conseguidas en carreras en línea: el Premio Miguel Indurain en Estella y la etapa del Tour de Francia en Morzine.

La de esta tarde en Eibar es su tercera crono de la temporada tras las de la Vuelta a Andalucía, donde una caída le impidió acabar cuando llevaba tiempos parciales más que interesantes, y la de la París-Niza, que terminó en una mejorable octava posición. Fueron 14,5 kilómetros con victoria de Julien Alaphilippe y final en un puerto.

Es la referencia más reciente. En aquella ocasión Contador aventajó en un segundo a Gorka Izagirre, alejado ahora de la lucha por la general, en 26 a David de la Cruz -ojo hoy con el catalán-, en 29 a Henao y en 30 a Jon.

En la Vuelta a Andalucía, Valverde aventajó en seis segundos a Contador, con el de Ormaiztegi fuera de combate tras irse al suelo.

Varios de los aspirantes a la victoria coincidieron el año pasado en la última contrarreloj del Tour de Francia, de 17 kilómetros entre Sallanches y Megève, a tres días del final. Jon Izagirre concluyó séptimo a 1:03 de un inabordable Chris Froome. Entre ambos se coló Romain Bardet, 21 segundos mejor que el guipuzcoano. Louis Meintjes, que está en el mismo tiempo del líder de esta Itzulia, necesitó cinco segundos más que el pequeño de los Izagirre y Valverde cedió quince respecto a su entonces compañero de equipo.

El resultado más esperanzador para el actual jefe de filas del Bahrein en la Vuelta al País Vasco es la crono de 2015, hace dos años. Terminó tercero a cinco segundos de un especialista de la talla de Tom Dumoulin y a uno de Purito, vencedor final. Arañó 12 segundos a Henao.

En la Vuelta a Suiza de la pasada temporada batió a todos, pero entre sus oponentes no figuraba ninguno de los que Jon Izagirre deberá superar esta tarde en un recorrido peculiar, infrecuente en esta modalidad. No es una cronoescalada, pero los participantes subirán de salida a Elgeta a través del alto de Karabieta: 6,7 kilómetros con una pendiente media del 6,5%. Su mayor dureza se concentra en el tercer kilómetro, al 8,2%. El siguiente es al 8%. Habrá que calentar bien para impedir que las piernas se bloqueen al poco de empezar.

Después esperan cuatro kilómetros de descenso, primero a Elgeta y luego hasta el barrio de Ubera, que darán paso a rectas idóneas para mover desarrollo hasta Soraluze, punto en el que la carretera volverá a empinarse con un repecho de casi un kilómetro y carretera ancha. Nuevo descenso rapidísimo y amplio para entrar en el último tramo, en el que prevalecerán las fuerzas y el aguante. Será importante no cebarse y repartir los esfuerzos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate