Diario Vasco

nuevas tecnologías

El Movistar Team apuesta por el 'big data' en la Vuelta al País Vasco

Los ciclistas del Movistar Team durante la presentación del proyecto LUCA el pasado mes de enero.
Los ciclistas del Movistar Team durante la presentación del proyecto LUCA el pasado mes de enero.
  • El equipo que dirige José Luis Arrieta en la Vuelta al País Vasco trabaja con una novedosa metodología para transformar los datos de sus ciclistas en mejoras durante la carrera

Tecnología y ciclismo dan un paso adelante más allá de lo material con la aplicación del análisis masivo de datos. Analizar la frecuencia cardiaca, el ritmo de pedaleo, la oscilación de la bicicleta o el umbral de resistencia del ciclista para mejorar su rendimiento. Este es el objetivo de la unión entre el equipo Movistar y LUCA, la unidad de servicios Big Data de Telefónica. Un trabajo entre equipos muy diversos que comandan desde finales de 2016 Pedro de Alarcón, senior data scientist, y Mikel Zabala, cycling research center director. Ambos han hallado desde sus respectivos campos un punto de unión, interés y pasión que puede poner al ciclismo en otra dimensión.

Con esta iniciativa, que aún está rodándose, el Movistar Team ya no es una mezcla de perfiles en la que predominan ciclistas y mecánicos solamente. Al cóctel de un equipo multidisciplinar se suman expertos en el llamado ‘big data’ que analizan tras cada entrenamiento y carrera todas las variables imaginables para mejorar la eficacia del esfuerzo del corredor y optimizar su rendimiento. La ingente cantidad de datos cosechados servirán para que el director del equipo pueda tomar decisiones en tiempo real e incluso predecir resultados. Así lo explica Pedro de Alarcón, ingeniero de computadores y doctorado en bioinformática: «Una vez que los ciclistas terminan sus entrenamientos, en cualquier parte del mundo, conectan el dispositivo-ordenador de la bici a un ordenador y envían los datos a una plataforma en internet. Los entrenadores acceden a todos los datos de cada ciclista, los revisan y planifican las siguientes sesiones de entrenamiento en función de lo que van viendo. Además charlan o se escriben con los corredores para aclarar dudas y comentar aspectos más cualitativos».

El equipo tecnológico interactúa con Mikel Zabala para elaborar después modelos matemáticos personalizados para cada corredor. Una dinámica no se agota en los entrenamientos, sino que también se lleva a las carreras aunque en esta fase aún se está en pruebas: «La idea es que tras finalizar cada etapa, los ciclistas entreguen a una persona de nuestro equipo su ordenador de bici para descargar los datos y poder subirlos automáticamente a nuestra herramienta de análisis, de tal manera que en cuestión de minutos se disponga de un análisis retrospectivo de la etapa y de unas conclusiones que se usarán en el diseño de la estrategia para la siguiente etapa». El siguiente «paso natural» será que los datos se envíen en tiempo real desde la bici, «pero eso aún no es posible con la tecnología que emplean los sensores».

- Con tanto algoritmo, ¿no puede perder el ciclismo parte de su encanto?

- Es un comentario que recibimos de manera habitual, pero como ocurre en otros deportes, el ciclismo se beneficia de los avances tecnológicos y el uso del ‘big data’ es uno más, y esperamos que revolucionario. En todo caso este es un deporte ‘agonístico’ que depende fundamentalmente de la condición física de los ciclistas y de la coordinación del equipo, no estamos hablando de Fórmula 1.

- ¿Dónde está la mejora entonces?

- Con el calendario de competición tan intenso que soportan los corredores, esta ayuda es fundamental para que un ciclista pueda rendir al máximo durante toda la temporada, y nosotros disfrutarlo. Creo que la esencia nunca se ha perdido, es más, disponer de todos estos datos y compartirlos con el público pone aún más en valor el esfuerzo tan descomunal que tienen que hacer estos atletas en cada carrera.

- Este sistema se ha definido como 'el mejor gregario' para el siglo XXI, ¿cree que se extenderá esta iniciativa?

-Desde luego es un campo poco explorado y que estamos convencidos que sólo traerá mejoras al equipo. Esperamos que sea el mejor gregario posible. No me consta que ningún otro equipo trabaje así pero veremos que pronto todos dispondrán de esta tecnología.

Los sensores que llevan los ciclistas lo analizan todo, y además lo pueden comparar con otros momentos y otros deportistas: secuencia de pedaleo, coordenadas GPS, potencia en vatios que desarrolla el corredor, diferencias entre una pierna y otra, vatios que desarrollan, intensidad, sudoración, temperatura corporal, movimientos de la bicicleta en cuestas,..

- ¿No son muchos datos, es fácil despejar ese bosque?

- El reto es llevar en tiempo real a los directores los que le sean más útiles para que puedan fundamentar mejor sus decisiones tácticas. Mikel Zabala habla de la intensidad como la variable estrella. No sólo permiten actuar en carrera, sino predecir resultados, ver qué necesidades puede tener el deportistas e incluso identificar nuevos talentos.

- En esta Vuelta al País Vasco, ¿se podrá notar algo de su trabajo en este campo?

- Aún es poco pronto para aplicar resultados a una prueba concreta ya que estamos en la fase de probar y descubrir los mejores modelos matemáticos para cada ciclista. Por supuesto, todos los datos de carrera se recogerán y serán empleados para 'entrenar' a nuestra herramienta.

- ¿Y es diferente esta labor en función del tipo de etapa?

- Lo que ya hemos descubierto es que cada tipo de etapa tiene un margen para la optimización en un área distinta. En el caso de las contrarrelojes, son las pruebas que más potencia promedio requieren (en primer lugar la contra individual seguida de la contra por equipos) y por tanto el desgaste del ciclista es muy alto. Optimizar este desgaste sin perjudicar el rendimiento ayudaría a gestionar mejor la recuperación de cara a las siguientes etapas.

- Supongo que habría alguna reticencia, como en toda organización, siempre que se trata de pasar de las sensaciones a los datos.., ¿fue un proceso complicado?

- Siempre hay alguna reticencia, como es lógico y como ocurre en cualquier organización en la que se pretenden transformar procesos ya implantados con el uso de datos. Para tener éxito y embarcar a todo el mundo toca explicar muy bien al equipo lo que estamos haciendo y demostrar ante todo el valor, que no sustituye, sino que mejora todo el conocimiento y experiencia que acumula el cuerpo técnico.

El corredor del Movistar Team Rory Sutherland  tras una etapa de la Vuelta a La Rioja.

El corredor del Movistar Team Rory Sutherland tras una etapa de la Vuelta a La Rioja. / EFE

- Y cómo lo han acogido los ciclistas?

- Lo estan acogiendo muy bien, de hecho, ellos también utilizan los datos y el software de análisis para auto-monitorizarse. Están curiosos por conocer más sobre sus modelos matemáticos personalizados. Así que en este aspecto estamos bastante tranquilos y nos sentimos muy apoyados por el equipo.

- ¿Es un modelo exportable a otros deportes?

- Nos interesa sobre todo priorizar aquellos deportes en los que Telefónica participa como spónsor, en los que se esten introduciendo canales digitales para capturar información y donde el uso de analítica de datos pueda introducir un factor legítimo de mejora para el deportista. Por ejemplo, el tenis, con la Rafa Nadal Academy en Mallorca, es otro deporte que tenemos previsto trabajar.

- El 'big data' es una tendencia creciente en cualquier ámbito de nuestra vida, ¿corre el riesgo de parecer una moda?

Es cierto que ahora se habla de 'big data' con cierta ligereza, como si fuese algo que acaba de inventarse, cuando la mayoría de algoritmos 'inteligentes' que se están aplicando tienen más de 20 o 30 años de antigüedad. Lo que ha cambiado en los últimos 10 años es el crecimiento exponencial de datos asociados a nuestros hábitos y costumbres (compras, banca, ocio…) y la aparición de ciertas tecnologías que nos permiten trabajar con ese volumen tan ingente de forma 'barata' y muy rápida, llegando a tiempo real incluso. Todas las grandes compañías investigan este ámbito y están cambiando nuestra vida (basta con entrar en Facebook, comprar en Amazon o usar Uber) aunque la mayoría de la población no llega a percibir cómo ellos mismos generan esos datos que luego vienen de vuelta en forma de producto o servicio.

- Aunque el ciudadano de a pie quizá no sea consciente de lcómo se utilizan sus datos...

- Cierto, pero afortunadamente cada vez más personas se dan cuenta de la información que están permitiendo que otros usen y están empezando a tomar conciencia del valor que tiene. Este asunto es muy importante para Telefónica y estamos trabajando para que los usuarios tomen el control de los datos que generan con nosotros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate