Diario Vasco

vuelta al país vasco

La Vuelta al País Vasco 2017, del caserío más remoto al centro de las ciudades

Samuel Sánchez se fotografía con un aficionado en el hotel de concentración del BMC, ayer en Pamplona.
Samuel Sánchez se fotografía con un aficionado en el hotel de concentración del BMC, ayer en Pamplona. / LOBO ALTUNA
  • La Vuelta al País Vasco cambia de fisonomía y rebaja su dureza, pero mantiene sus señas de identidad

  • Las dos etapas de Eibar, la del viernes con tres subidas a Arrate y la crono de 27 kilómetros del sábado, decidirán el ganador final

En una ocasión, José Luis Arrieta, por entonces encargado de diseñar los recorridos de la Vuelta al País Vasco, pensó hacer pasar la contrarreloj del último día por el interior del establo de un caserío. Según él, se podía instalar una cámara fija y aquello ofrecería al mundo unas imágenes nunca vistas. Llegó a ir a verlo y a hablar con los propietarios, pero una vez allí se dio cuenta de que el problema no era el establo en sí, sino que los coches de los equipos no podrían rodear el caserío porque una viga sobresalía demasiado y, claro, tampoco era cuestión de serrar una viga de vaya usted a saber cuántos siglos y que la casa se viniera abajo.

Para gran alivio del coordinador de carrera, Jaime Ugarte, que se habría negado en redondo en todo caso, la idea quedó en ocurrencia y Arrieta encontró algún otro camino enrevesado para hacer la crono.

Todo quedó en una anécdota, pero refleja bien cuál ha sido la personalidad de la Itzulia en los últimos tiempos. La edición que hoy comienza, sin embargo, tiene una fisonomía distinta. Es la Vuelta de las capitales, de las grandes ciudades del país. La imagen de Euskadi que recibirá el mundo es la de sus núcleos urbanos, modernos, europeos, homologables a todas las ciudades pujantes del continente. Avenidas anchas frente a carreteras recónditas para una carrera que mantiene su identidad.

Los dos días finales

El resultado es un recorrido más fácil en apariencia. Todos los ciclistas creen que la Vuelta se decidirá en las dos últimas etapas, en Arrate y en la crono del sábado en Eibar. Y, afinando más, apuntan a que será la tercera subida a Arrate, por Matsaria, la que puede romper la carrera. Otrora puerto decisivo, el mítico Arrate ya no abre huecos decisivos entre los profesionales.

La Itzulia arranca hoy con una etapa prácticamente llana, con las subidas a Erro y Mezkiritz como únicas dificultades y propicia para los sprinters. Los hombres rápidos tendrán una nueva oportunidad mañana camino de Elciego, en la Rioja Alavesa. Nombres como Sam Bennet (Bora), Ben Swift (UAE Emirates) y Michael Matthews (Sunweb) se presentan como buenas opciones. Juanjo Lobato (Lotto-Jumbo) también buscará el triunfo y el primer maillot amarillo.

Estas dos primeras etapas son la principal novedad de la Vuelta al País Vasco. Son recorridos cómodos por carreteras amplias. Ni rastro de las trampas que solían caracterizar la carrera. Al haber incluido a las capitales como ejes del recorrido, el terreno es el que es y entre Iruñea y Gasteiz todas las opciones pasan por trazados sin grandes dificultades.

Donostia, 42 años después

El miércoles la carrera pone rumbo a Donostia. La etapa resultará preciosa. Entrará en Gipuzkoa por Debagoiena y desde Oñati atravesará unos parajes espléndidos para el lucimiento del país ante el mundo. Pasará por Udana a Zumarraga y de allí a Ormaiztegi para seguir por Mandubia, Santa Ageda, Alkiza, Andazarrate y Donostia por Igeldo, en un recorrido con mucha más belleza que dureza. Una etapa en la que no se puede ganar la Vuelta pero sí se puede perder si alguien se despista en ese sube y baja constante por carreteras sin un metro en línea recta.

Se da por descontado que en el Boulevard habrá un sprint de un grupo más o menos amplio, en el que Matthews y Lobato seguirán teniendo opciones y al que se incorporarán otros nombres como Diego Ulissi (UAE Emirates) o Michael Albasini (Orica), por ejemplo.

La Itzulia vuelve a tener una línea de meta en Donostia 42 años después. «Demasiado tiempo», según admitió el alcalde de Donostia, Eneko Goia. La cuarta etapa tampoco debería abrir diferencias en la general camino de Bilbao. El Vivero animará la lucha por la victoria de etapa, y finalmente, todo confluirá en la doble jornada en Eibar.

Y, pese a ello, nadie cree que la que hoy arranca en Pamplona vaya a ser una Vuelta más abierta que en ediciones anteriores. La victoria volverá a estar restringida solo a las figuras. No habrá dureza, pero los mejores encontrarán terreno para imponer su ley, como siempre.

La opción de Jon Izagirre

La Vuelta al País Vasco sigue perteneciendo al World Tour y eso le asegura la presencia de los mejores equipos del mundo. Tiene la plaza en la élite asegurada también en 2018 y 2019. Las quinielas no son un derroche de originalidad. Alberto Contador (Trek), Alejandro Valverde (Movistar), Sergio Henao y Michal Kwiatkowski (Sky), Simon Yates (Orica) y Jon Izagirre (Bahrain) son los grandes favoritos.

Por recorrido, puede ser una ocasión inigualable para el corredor de Ormaiztegi. La crono final, de 27 kilómetros, parece que la ha diseñado él mismo y Arrate no es suficiente para descolgarle. La única duda es que ha corrido poco este año. De Kwiatkowski puede decirse lo mismo (salvo que ha corrido poco). Además, está en estado de gracia: solo así se puede explicar su victoria en la Milán-San Remo sobre Sagan.

Los demás son favoritos de corte clásico. Valverde -que cuenta con Gorka Izagirre en su equipo- llega de ofrecer recitales diarios en Catalunya y si sigue así será inabordable. Yates ganó con estilo en Estella y Henao, por los pelos la París-Niza. Contador no ha ganado pero es Contador. El madrileño cuenta con dos guipuzcoanos en su formación, Haimar Zubeldia y Markel Irizar.

Dos guipuzcoanos más tomarán la salida, ambos del Caja Rural: Jon Irisarri y Alex Aranburu. El leaburuarra buscará filtrarse en las fugas y hacer valer su velocidad mientras el ezkiotarra piensa en un buen puesto en la general.

Parece que no hay demasiada dureza para que las figuras marquen las diferencias. No importa, las marcarán igual. Por eso son los mejores, porque ganan en el camino al caserío más remoto de Euskadi y en las mejores avenidas del país. Comienza una de las carreras más importantes del calendario mundial: la Vuelta al País Vasco.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate