Diario Vasco
Haimar Zubeldia y Alberto Contador observan cómo un mecánico del Trek pone a punto sus bicis, ayer en Pamplona.
Haimar Zubeldia y Alberto Contador observan cómo un mecánico del Trek pone a punto sus bicis, ayer en Pamplona. / LOBO ALTUNA

VUELTA AL PAÍS VASCO

Contador, en la Vuelta al País Vasco: «Hacer disfrutar es más importante que algunas victorias»

  • Alberto Contador, Ciclista del Trek-Segafredo, Se presenta en la salida de Pamplona sin victorias en lo que va de año, pero con varias actuaciones soberbias y con el cartel de favorito, como siempre

Alberto Contador (Pinto, 34 años) se presenta en la salida de la Vuelta al País Vasco como uno de los grandes favoritos al triunfo final aunque esta temporada aún no ha conseguido ninguna victoria y el recorrido no es perfecto para él. Sin embargo, su trayectoria y su actitud siempre ofensiva en esta carrera le avalan. Tiene cuatro victorias finales en la carrera (2008, 2009, 2014 y 2016) y comparte el récord con José Antonio González Linares (1972, 1975, 1977 y 1978). Si vuelve a ganar, lideraría el palmarés histórico en solitario.

- ¿Cómo llega a la Vuelta al País Vasco?

- Llego bien de forma. Es verdad que para mí es la última carrera del primer bloque de la temporada y que los esfuerzos se van notando. Ya he disputado Andalucía, Abu Dabi, París-Niza y Cataluña. En todas las carreras he competido a un nivel máximo y se notan los esfuerzos, pero sí, el cuerpo aguanta una más.

- Aún no conoce la victoria en 2017, pero ha ofrecido algunas exhibiciones para el recuerdo, como en la última etapa de la París-Niza, donde se quedó a solo dos segundos del triunfo final.

- Para mí, la satisfacción que me dejan días como ese es mucho mayor que las propias victorias. Evidentemente, esto es un deporte profesional y para los patrocinadores ganar es muy importante. Pero cuando termine mi carrera, lo que recordará el aficionado no es el número de París-Niza que has ganado, sino los días y los momentos en que se ha puesto delante del televisor y ha disfrutado. Para mí, eso es importante. Por eso, aunque es verdad que cuando te entrenas lo haces para intentar ganar, las satisfacciones que te dan días como ese en París-Niza son mayores que muchas victorias

- Existe la impresión general de que la carrera de este año es menos dura. ¿Coincide?

- Todo el mundo comenta que es menos dura que otros años. En cierto modo, a mí siempre me ha ido bien en el pasado cuando han sido duras. He conseguido diferentes victorias pero este año hay un recorrido diferente, al que te tienes que adaptar. Quizá, la contrarreloj es excesivamente larga para mí. Al haber solo un final en alto, me dificulta un poco más las posibilidades para la general, pero vamos a hacerlo lo mejor posible y veremos dónde acabamos.

- ¿Cree que va a ser una Vuelta al País Vasco más relajada dentro del pelotón?

- En la Vuelta al País Vasco nunca te puedes relajar, hay que ir siempre atento. Además, habrá que ver qué tiempo nos encontramos. En esta vuelta siempre hay que estar pendiente de la situación de carrera, pero es verdad que por el diseño de la prueba lo previsible es que los días fuertes sean los dos últimos, en principio.

- Siempre se muestra competitivo en esta carrera. ¿Cuál es el motivo de que le guste tanto disputar la Itzulia?

- Está en mi primer bloque de la temporada. Es una carrera que me gusta mucho. El País Vasco tiene gran parte de culpa de que yo sea ciclista. La afición vasca siempre me ha tratado con mucho respeto y me ha animado de una manera increíble. No ya en profesionales, sino desde que era aficionado, categoría donde el ciclismo tiene un encanto especial en Euskadi. Todo eso te anima y hace que vaya especialmente motivado a disputar esta carrera.

- Lleva cuatro victorias en la general. Si consigue imponerse de nuevo superará el récord que comparte con González Linares. ¿Le motiva el reto?.

- No doy mayor importancia al récord. Cuando me he estado preparando desde el principio de temporada y pensaba en la Vuelta al País Vasco no me ponía pensar en ganar esta carrera para poder batir el récord de victorias, sino mas bien en que se trata de otra carera en la que quiero hacerlo lo mejor posible. Dicho eso, es verdad que si lo consiguiera sería una cosa más para el recuerdo.

- ¿A quiénes ve como sus rivales más fuertes por el triunfo final en Eibar?

- Hay muchos rivales, pero a Valverde se le ha visto realmente fuerte en Cataluña. Creo que el recorrido le va muy bien, y no solo a Valverde sino al Movistar entero. Son un bloque fuerte, como mostraron en la Volta, y son los más favoritos para la carrera.

- ¿Cree que Jon Izagirre es un candidato a la victoria?

- Sí. A Izagirre la contrarreloj del último día le va muy bien. Es dura y él es un corredor que ya sabemos que va muy bien en puertos duros pero sin porcentajes desorbitados, con lo que tampoco será fácil sacarle diferencia antes del último día. Y cuando una contrarreloj tiene tramos picando para abajo y llanos, como ésta, va muy fuerte. Él ya batió a Cancellara en una contrarreloj parecida en la Vuelta a Suiza. Jon Izagirre es un corredor que se ha consolidado, que se ha hecho cada año más y más grande.

- ¿Le ve en el podio final del sábado en Eibar?

- Es un corredor muy fiable, especialmente en carreras de una semana y para mí es uno de los favoritos.

- Además de señalar que la dureza de la Vuelta se ha reducido, también hay coincidencia al decir que cuando Contador está en carrera puede pasar de todo...

- Es bueno que los rivales te tomen de referencia para ciertas cosas, pero por otra parte te dificulta mucho ganar porque todo el mundo te controla. Hay momentos en que, en condiciones normales, a otro corredor le dejarían moverse y en mi caso todo el mundo se pone manos a la obra para no verse sorprendido. Con el paso de los años, eso dificulta todo un poco más, pero es bueno que te tomen como referencia.

- Pese a ese control del que habla, siempre deja alguna perla.

- Sí, durante mi carrera ha habido diferentes ocasiones en las que han sucedido cosas parecidas, pero al final es difícil sorprender porque aunque esté muy lejos de meta la gente sale como si estuviese en el último puerto porque sabe que pueden pasar muchas cosas y están atentos. Y no solo por controlarte a ti, sino por sacar diferencias a otros corredores que pueden quedarse cortados.

- Como han conseguido últimamente en un par de ocasiones sonadas, Vuelta a España y Cataluña, con Chris Froome.

- No sé si le pillamos en todas o no, pero donde hay que cazarle es en el mes de julio, y no es fácil.

- ¿El Tour sigue siendo el faro que guía su carrera, la prueba que da sentido a todo?

- No creo que el Tour sea lo que da sentido a todo, no. Lo que tiene sentido es disfrutar con la bicicleta. Hay momentos en que no se consiguen victorias pero se disfruta en carreras de una semana. Yo disfruto en todas ellas. Para mí, son lo más importante cuando estoy dentro de ellas, más que el propio Tour.

- Pero sigue siendo el gran objetivo.

-Sí es verdad que este año he hecho un principio de temporada menos intenso, con menos estrés, pensando en intentar llegar fresco al Tour. Quiero prepararlo con especial mimo y veremos qué resultado doy.

- Tras unos años complicados en el Tinkoff, parece que ha entrado con buen pie en el Trek-Segafredo, su nuevo equipo.

- La verdad es que sí. La situación es inmejorable, el ambiente es extraordinario y eso se plasma en la carretera y en el estado de ánimo. - ¿Puede influir en los resultados?

- Al final, cuando disfrutas fuera de la carrera, en el hotel, en la cena, y con la gente siempre hay un ambiente positivo, eso hace que se note en el rendimiento y en la ilusión.

- Parece que le han recibido con los brazos abiertos. Haimar Zubeldia reconoció que su llegada ha sido un estímulo.

- Zubeldia y yo tenemos una buena relación desde hace tiempo y ya me encargué de felicitarle los 40 años, aunque no le mencioné el número porque a lo mejor no le gustaba. Para mí es un placer correr con él. Es un ciclista que tiene la experiencia que tiene, que sigue siendo súper profesional y que va a ser fundamental para mí. Igual que Markel Irizar. Está haciendo un inicio de temporada a mi lado muy, muy bueno, ayudándome en momentos claves y protegiéndome al máximo del viento para llegar en óptimas condiciones a las etapas clave. Parecen más amigos que compañeros de trabajo.

- ¿Puede la afición estar tranquila porque con Contador el espectáculo está garantizado?

- Voy a dar el máximo, eso seguro. Para mí, la afición vasca tiene un encanto especial porque viven el ciclismo de manera diferente ya desde las categorías inferiores, como en el Memorial Valenciaga, una carrera espectacular. Cuando viajas al País Vasco vas con una sonrisa en la cara y con una motivación especial. Aquí empecé como ciclista y siempre me han tratado con muchísimo cariño.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate