Diario Vasco

vuelta al país vasco

José Luis Arrieta: «Me voy satisfecho después de 40 ediciones de la Vuelta y 36 Clásicas»

José Luis Arrieta es presidente de la Federación Vasca de Ciclismo.
José Luis Arrieta es presidente de la Federación Vasca de Ciclismo. / DV
  • José Luis Arrieta, Expresidente de Organizaciones Ciclistas Euskadi, La Vuelta al País Vasco que comienza el 3 de abril será la primera en décadas sin el directivo egiatarra, que sigue al frente de la Federación Vasca

La Vuelta al País Vasco pierde una de sus imágenes clásicas, la de José Luis Arrieta (Donostia, 70 años) mapa en mano comprobando los últimos recovecos del recorrido de las etapas, algunas con tramos tan 'secretos' que solo él era capaz de encontrar. Por primera vez en 40 años no estará implicado en la carrera, en la que ha realizado todo tipo de labores, incluida la dirección que ha llevado adelante en los últimos tiempos. Deja el testigo al grupo eibarrés de Organizaciones Ciclistas Euskadi, en quienes muestra su confianza por ser «gente de ciclismo», pese a que no oculta que la relación no siempre fue fácil. La entrevista está realizada antes de la presentación de la carrera, con la que no quiso interferir.

- Se va a hacer raro ver una Vuelta al País Vasco sin José Luis Arrieta...

- He vivido de primera mano las 36 ediciones de la Clásica de San Sebastián y 40 de la Vuelta al País Vasco. Tampoco hay que olvidar los años que organizamos las Seis Horas de Euskadi.

- Le ha tocado vivir de todo.

- En estos últimos años, la Clásica ha ido evolucionando el recorrido. Fuimos cambiando para concentrar la prueba en el entorno de Donostia. Desde mi punto de vista está muy optimizada la Clásica. Hay un paso por Donostia antes de subir a Igeldo y volver a hacer meta en el Boulevard. Creo que el cambio ha sido espectacular. Tuvimos un problema en 2015 porque las medidas adoptadas no fueron suficientes y una moto alcanzó a Van Avermaet. Aquello supuso una crítica que hay que asumir, pero a partir de entonces hemos desviado motos, evitado coches y alargado un poco más el circuito por Murgil. En cuanto a la Vuelta, en 40 años me ha tocado hacer desde recorridos, negociar con los clubes y ayuntamientos, visionar salidas y llegadas, realizar rutómetros, negociar publicidad... De todo. También tuvimos mala suerte en 2015 con el percance de Bilbao. Fue un año desastroso, de recibir críticas, por otro lado, fundamentadas. En 2016 todo volvió a la normalidad, no hubo percances y los resultados deportivos fueron buenos, con vencedores como Contador en la Vuelta y Mollema en la Clásica. No hubo ni un percance reseñable.

- ¿Cómo llega a la decisión de dejar la organización de las dos carreras?

- En 2016 se hicieron unas cuentas que cuadraron, incluso abonando las tasas de la UCI para 2017, y llegados a ese momento anuncié que dejaba la organización. Estaba negociado el Gran Premio de la Vuelta con el Sabadell, con ETB su participación económica, lo mismo que con el Gobierno Vasco para la Itzulia y la Clásica. También estaban acordadas las partidas que van a aportar Eurosport y Eurovisión, más algún otro pequeño espónsor, lo que suponía que para 2017, 2018 y 2019 las aportaciones económicas estaban consolidadas, aunque podrían mejorarse para los dos próximos años. El 5 de enero digo que lo dejo, por varias razones.

- ¿Cuáles son esos motivos?

- La primera es una incompatibilidad de caracteres en el grupo. También hubo algunas decisiones que se tomaron sin mi conocimiento, como colocar cuatro finales de Vuelta seguidos en Eibar, y otra serie de cuestiones que enturbiaron la relación desde la fusión de 2009. Otro motivo es el escaso interés de las instituciones. Aunque aportan un dinero muy importante, quizá deberían dar más. Hay eventos que se organizan en Donostia a los que les dan diez veces más que a nosotros. Al Festival de Cine le dan diez o doce veces más. El Zinemaldia es muy importante, pero televisada en directo a 15 millones de espectadores es nuestra prueba. Alguien tendrá que valorar eso. La Clásica coloca a Donostia en el mundo en directo durante más de dos horas y media.

- ¿Hay más razones?

- La tercera, el escaso apoyo de los medios de comunicación, salvo de EL DIARIO VASCO y de EITB, tanto a nivel de contenidos como económico en ambos casos. Otros medios nos ignoran y otros nos critican con dureza pase lo que pase. El cuarto punto es mi estado de salud, que no es compatible con la exigente actividad que exige estar al frente de la organización. Tengo 70 años y ese ritmo no es aconsejable.

- Un nuevo equipo, que compartía presencia con ustedes en Organizaciones Ciclistas Euskadi los últimos años, se hace cargo de la carrera.

- Espero y deseo que los que se han hecho responsables de la organización de la Vuelta y la Clásica lo van a hacer muy bien, para que haya una continuidad. La gente que queda en la organización es conocedora del ciclismo. Es gente que ha hecho la Euskal Bizikleta, que estaban con nosotros y en los últimos años ha aportado algunas localidades que habían visitado con su carrera y que han ampliado gestiones en diputaciones, tanto en Álava como en el Gobierno de Navarra, y que van a dar un soporte muy bueno para que la Vuelta funcione.

- ¿Se acuerda de alguna persona en el momento de decir adiós?

- Quiero tener un recuerdo para el grupo de Organizaciones Deportivas EL DIARIO VASCO, con Jaime Ugarte y, en los últimos cuatro años, una persona muy cercana a mí como Enrique Erentxun. Otras dos personas como Jesús Mari Iribarren y Juan Luis Juárez también han estado muy cerca de mí en estos años. Y, por supuesto, en primera línea de los agradecimientos pongo a los clubes, colaboradores de metas, salidas, señalización, montaña, metas volantes, enlaces y Ertzaintza. Sin ellos, esto no sale. Importante ha sido la gestión que se ha hecho en los pueblos, a través de los clubes. Beasain, Ordizia, Zarautz, Orio, Zalla, Balmaseda... Y los ayuntamientos, con sus aportaciones y poniendo a disposición de la carrera sus instalaciones. Todo esto es absolutamente necesario para que la carrera funcione.

- ¿Con qué sensación personal se marcha?

- Me voy satisfecho. Para mí fue importante haber resuelto bien 2016 volviendo a la senda de éxito de 34 años, después de que en la edición 35 de la Clásica sufriéramos el percance de la moto, o lo de Bilbao en la Vuelta. Hemos mejorado en señalización y en seguridad. Tal como pedía la UCI. Me voy con la satisfacción de haber hecho las cosas bien.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate