Diario Vasco
Todo cambia para que todo siga igual

Todo cambia para que todo siga igual

  • Con un recorrido más suave, la Vuelta al País Vasco sigue siendo apta solo para los mejores

  • Contador, Valverde, Henao, Yates y Bardet se perfilan como grandes favoritos, con permiso de Jon Izagirre, la gran baza del ciclismo vasco

La edición número 57 de la Vuelta al País Vasco será diferente. Menos dura y pasando por las cuatro capitales, Pamplona, Vitoria, Donostia y Bilbao, lejos de los recorridos endiablados característicos. Es diferente, pero lo principal no cambia: la victoria está reservada para uno de los grandes. La Itzulia hace suya así la vieja máxima de Lampedusa en 'El Gatopardo': «Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie».

La carrera se disputará del 3 al 8 de abril y la lista de favoritos confirma que la Vuelta al País Vasco-Gran Premio Sabadell sigue siendo una referencia. Se mantiene dentro del calendario del World Tour y tiene asegurada su plaza en la élite del ciclismo dos años más.

Alberto Contador (Trek) defiende el título conquistado el año pasado. Si el de Pinto consigue revalidar victoria sumaría cinco y batiría el récord de triunfos absolutos, que ahora comparte con cuatro (2008, 2009, 2014 y 2016) con José Antonio González Linares (1972, 1975, 1977 y 1978).

Contador aún no conoce la victoria esta temporada, pero ha realizado grandes carreras y alguna exhibición, como en la última etapa de la París-Niza, que a punto estuvo de darle el triunfo final. Le separaron del maillot amarillo de la 'carrera del sol' solo dos segundos. Su verdugo fue Sergio Henao (Sky), con quien volverá a encontrarse en las carreteras de Euskadi. Será la reedición del duelo de 2016, cuando el madrileño superó al colombiano en la contrarreloj final de Eibar. Henao volverá a ser uno de los grandes adversarios de Contador, a pesar de los cambios en el recorrido.

A Alejandro Valverde (Movistar) hay que considerarle favorito en todas las carreras en las que participa. Aunque la general de la Vuelta al País Vasco se le resiste -de hecho solo ha pisado una vez el podio, segundo en 2006-, la categoría del murciano está fuera de toda discusión. Simon Yates será la baza del Orica, según confirma su director, Neil Stephens.

Atractivo Bardet

La gran novedad quizá sea la presencia de Romain Bardet (Ag2r), que da empaque al cartel. La perla del ciclismo francés, segundo en el último Tour, no se ha dejado ver mucho por la Vuelta al País Vasco. Solo ha participado en una ocasión, en sus inicios. Fue el 53º en la edición de 2013. No ha vuelto pero, eso sí, es casi un fijo de la Clásica de Donostia. Desde su debut en profesionales en 2012 solo se perdió la última edición.

El ormaiztegiarra Jon Izagirre (Bahrain) será la gran esperanza vasca, con permiso de su hermano Gorka (Movistar), que le superó en la reciente París-Niza. El mayor fue cuarto y el menor, séptimo. Sin embargo, el ciclista del Bahrain llega como líder a la salida y el de Movistar, a trabajar para Valverde. Jon fue tercero en 2015 tras Joaquim Rodríguez y Sergio Henao. Mikel Landa (Sky) es una incógnita en su camino de preparación del Giro de Italia.

La relación de corredores guipuzcoanos se completa con los dos escuderos de Contador en el Trek, Haimar Zubeldia y Markel Irizar, si este último no va a las clásicas, y Jon Irisarri y Alex Aranburu, del Caja Rural. Otros vascos serán Víctor de la Parte (Movistar), Pello Bilbao (Astana), Mikel Nieve (Sky), Igor Anton y Omar Fraile (Dimension Data) y Jonathan Lastra (Caja Rural).

La lista de favoritos, según la preinscripción remitida por los equipos y aún sujeta a cambios, podría ampliarse a nombres como Michal Kwiatkowski (Sky), Rigoberto Urán (Cannondale), Simon Spilak (Katusha), Adam Yates (Orica), Julian Alaphilippe (Quick-Step), Warren Barguil (Sunweb) o Louis Mentjes (UAE Emirates).

Todo confluye en Eibar

Con este menú de estrellas, el desenlace promete ser espectacular sobre un recorrido que cambia su fisonomía habitual pero acaba conduciendo al mismo lugar que en las últimas ediciones, Eibar. La penúltima etapa, con doble paso por Ixua y subida final a Arrate por Matsaria. Será la jornada reina. La Vuelta se decidirá al día siguiente en la contrarreloj. Larga: 27 kilómetros, suficientes para revertir cualquier situación.

La mayor revolución del recorrido, en un giro casi contracultural, llegará en las dos primeras etapas: Pamplona-Sarriguren y Pamplona-Elciego, ideales para sprints masivos. Eso implica que los equipos planeen incorporar a hombres rápidos a sus 'ochos'. Velocistas como Ben Swift (UAE Emirates), Simon Gerrans (Orica), Michael Matthews (Sunweb), Juanjo Lobato (Lotto-Jumbo), Grega Bole (Bahrain) y Matteo Pelucchi (Bora) podrían buscar sus opciones. La primera etapa, además, llega este año con el premio añadido del maillot amarillo.

Donostia, 42 años después

La carrera partirá al día siguiente con destino a Donostia, un momento histórico ya que la Itzulia no tiene un final de etapa en la capital guipuzcoana desde 1975, con victoria de Agustín Tamames. No va a Pamplona desde 1973. El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, aseguró que «42 años son demasiado tiempo». En lo deportivo, la etapa tiene su dificultad, con los pasos por Udana, Mandubia, Santa Ageda, Alkiza, Andazarrate e Igeldo, desde Orio, pero se espera una llegada de un grupo relativamente amplio.

Desde Donostia la Vuelta tomará rumbo a Bilbao, previo paso por el otrora mítico Sollube, antes de entrar en las dos jornadas decisivas de Eibar.

Es decir, una Vuelta distinta, con renovación en Organizaciones Ciclistas Euskadi, pero la esencia de siempre: una carrera solo apta para los mejores del mundo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate