Mikel Aristi, ilusionado con la Itzulia