Marc Hirschi: «Da pena no poder lucirel maillot arcoíris sub 23, pero hace mucha ilusión debutar en el World Tour»

El joven suizo Marc Hirschi posa durante la entrevista ayer en la salida de Arrigorriaga./MICHELENA
El joven suizo Marc Hirschi posa durante la entrevista ayer en la salida de Arrigorriaga. / MICHELENA

A sus 20 años, el suizo es otro de los diamantes en bruto en la Itzulia. El año pasado ganó el Mundial y el Europeo sub 23, algo que nadie había logrado

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEAARRIGORRIAGA.

No hace falta ser un gran cazatalentos para detectar el de Marc Hirschi (Berna, 24 agosto 1998). Rebosa calidad desde la categoría júnior, en la que fue subcampeón de Europa CRI y campeón mundial de madison con Reto Müller, entre otros triunfos. Podría esta disputando el Lehendakari Txapelketa, fue cuarto en el sprint de Estibalitz y fue quinto en Arrigorriaga tras los cuatro fugados.

- ¿Cómo se inició en el ciclismo?

- Empecé por mi padre, que hacía mountain bike. De pequeño di grandes vueltas por los bosques con mi padre. Mi sueño siempre fue el ciclismo de carretera pero era más fácil empezar en mountain bike, porque en Suiza hay lugares muy agradables para rodar con la bici de montaña. Después, a los 15 años, empecé en el ciclismo de carretera, pasé al equipo regional y después al equipo nacional y... aquí estoy. Tengo una hermana mayor y dos hermanos, y el pequeño parece que podría empezar en el ciclismo.

- ¿Su padre fue ciclista?

- No, empezó a practicarlo tarde, pasados los 20 años, y lo hacía como hobby con los amigos. Corrió algunas carreras, pero no de modo profesional. Nadie en mi familia ha practicado ciclismo profesional.

- ¿A qué edad comenzó a correr en mountain-bike?

- Mi primera carrera de montaña fue cuando tenía 12 años.

- ¿Empezó ya ganando carreras?

- Era bueno en mountain bike pero siempre he sido mejor en ciclismo de carretera, que es cuando empecé a ganar carreras. Primero lo hice en pruebas regionales y con 16-17 años ya gané el campeonato nacional. Mi trayectoria ha sido siempre ascendente. Por suerte, no he tenido parones ni enfermedades. Todo ha ido muy bien, y espero siga así.

- Vive en Ittingen, cerca de Berna.

- Sí, en la misma localidad que Fabian Cancellara. Realmente vivimos muy cerca. Él me ha inspirado para seguir adelante en el ciclismo.

- ¿Cancellara fue su ídolo?

- Sí. Con el tiempo le llegué a conocer y a veces coincidimos en algunos eventos. Él me inspira pero yo intento seguir mi camino y no compararme con otros ciclistas. Intento sacar lo mejor de mí y veremos si es suficiente para ganar carreras.

- ¿Cuándo tomó conocimiento de que podía ser un buen ciclista?

- En mi primer año júnior. Conseguí algunas victorias en carreras internacionales (entre ellas, dos referentes mundiales como GP Général Patton y GP Rüebliland). Ahí empecé a pensar que igual podría hacer una carrera en el ciclismo.

- Campeón mundial, suena bien...

- ¡Yeah! El año pasado, todo el año, fue realmente bueno, sobre todo la segunda mitad: gané el Campeonato de Europa y luego el Mundial. La verdad es que tenía buenas sensaciones todo el tiempo. Disfruté mucho sobre la bicicleta.

- Y prefirió pasar a profesionales que lucir el maillot arcoíris en la categoría sub 23.

- (Ríe). Da un poco pena no poder llevarlo, pero es ilusionante poder correr en un equipo World Tour. Habría sido bonito poder lucir el maillot, pero las reglas son así.

- Antes de recalar el año pasado en el equipo Continental del Sunweb, militó en la estructura filial del BMC. ¿Cómo vivió la desaparición de este equipo?

- Fue un momento triste, porque se trataba de un muy buen equipo y tenía grandes compañeros. Fue una pena (chasquea la lengua con un gesto de fastidio). Por suerte, la mayoría pudimos conseguir otro equipo.

- Solo tiene 20 años pero ¿atisba qué tipo de ciclista podría ser?

- Es difícil decir en qué ciclista me puedo convertir... Diría, quizá, un 'puncher' (en el argot 'puncheur', un rematador en finales explosivos como Valverde, Alaphilippe o Gilbert) en las clásicas o en carreras como en el País Vasco, con subidas no muy largas. A diferencia de otros escaladores, tengo cierta punta de velocidad. Por eso digo 'puncher'. Hasta ahora las carreras de un día me van mejor, pero también me gustan las vueltas. Vamos a ver...

- ¿Qué le ha parecido la Itzulia?

- He comprobado los comentarios que había oído antes de venir. Es una de las carreras más duras del calendario, porque el nivel es altísimo. ¡No hay sprinters aquí! Todo el mundo que viene sube bien, lo que hace que el nivel del pelotón sea alto.

- Y en ese pelotón de calidad fue cuarto en Estabalitz y quinto en Arrigorriaga...

- Sí, son resultados que no esperaba. Sobre todo el quinto puesto, porque durante la etapa se fue muy rápido y al final había un pequeño puerto. Lo pasé bien y pude conseguir ese puesto. Y hoy (ayer) por fin ha dejado de llover (ríe).

- Está en duodécima posición y su líder, Sam Oomen, no toma la salida. ¿Está preparado para asumir la responsabilidad del equipo?

- ¡Ser duodécimo tras cuatro etapas está muy bien! Pero no tengo ningún tipo de presión por parte del equipo. Lo único que me piden es que trate de estar con los mejores hasta donde llegue. Realmente no esperaba poder estar ahí, pero voy día a día, tratando de obtener el mejor resultado posible. Intento estar en las escapadas, estar a salvo en el pelotón y llegar lo más lejos posible.

- Hasta la Itzulia, se había centrado en las clásicas. Hábleme de la Milán-San Remo, que la hizo bien...

- ¡Es la carrera más larga que he corrido en mi vida! Es una prueba histórica y me hacía ilusión correrla, subir la Cipressa y el Poggio. Fue una gran experiencia y tuve una buena actuación (llegó en el grupo que sprintó por la decimocuarta plaza).

- Y fue décimo en E3. ¿Esperaba debutar con estos resultados?

- No, y menos ese día. Tuve la suerte de coger la escapada, pero Søren (Kragh Andersen) no tenía un buen día y pude jugar mis bazas. Cuando Bob (Jungels) atacó, pude seguir su rueda. Me dio una fuerza extra poder seguir a esos tipos, al menos en el llano (ríe). Ese resultado me da confianza para las pruebas siguientes. Tras la Vuelta al País Vasco, iré a la Amstel Gold Race.

- ¿Qué ilusiones de futuro tiene?

- Sueño con convertirme en líder en dos o tres años y poder ganar carreras en el futuro.

- ¿Su carrera favorita?

- Il Lombardía. Me encanta correr en Italia y es una carrera que me va muy bien. Italia me gusta mucho. Es un país muy agradable y las carreras que he conocido, también.

- ¿Qué hace fuera del ciclismo?

- Cuando estoy en casa, me gusta estar con los amigos: comer juntos, ir al cine... También puedo estar tranquilo en casa. Y viajar, que encaja bien con el ciclismo.