«Karakate no es muy duro pero sí estrecho»

Ha sido un viejo amigo de Igor Astarloa quien ha diseñado el trazado de esta etapa final que tanto le ha gustado al de Ermua. «Pedro Horrillo y yo fuimos vecinos muchos años. Vivíamos portal con portal. Siempre hemos sido amigos. Ahora yo ya no salgo a andar en bici con él. Anda mucho. Yo voy a mi aire».

El exciclista vizcaíno se detiene en la que ha querido que sea una de las grandes novedades de la Itzulia: la subida a Karakate, en el barrio de Ezozi de Soraluze. «Es una subida por cemento, que no es muy dura pero sí estrecha. Está en perfecto estado, pero aun así se ha reparado en dos puntos. Quisimos unir Karakate con Sagarerreka, pero no hemos podido por el estado de la carretera. Azurki se pasará por el mismo sitio que el año pasado. De Soraluze iremos a Bergara, para subir a Asentzio por Angiozar y seguir por Elgeta, Karabieta y Eibar. Pero al llegar a la plaza Unzaga aún quedarán cinco kilómetros a meta. Por la calle Isasi saldremos a la variante de Eibar por el repecho de Amaña, por donde pasó la crono hace dos años, para volver a meta». Allí se conocerá el sucesor de Primoz Roglic.