José y Jesús Herrada: «Cuando se trata de ayudar a tu hermano hay momentos en que incluso sufres más»

José Herrada y Jesús Herrada, aguardan la salida de ayer en Vitoria./KARLIS
José Herrada y Jesús Herrada, aguardan la salida de ayer en Vitoria. / KARLIS
José y Jesús Herrada, Cofidis

Los hermanos conquenses de Mota del Cuervo viven su primera temporada en Cofidis, donde esperan estirar sus límites ciclistas

OSKAR ORTIZ DE GUINEAVITORIA-GASTEIZ.

José (1985) y Jesús (1990) Herrada, dos ciclistas de raza desde las categorías inferiores, han emigrado este año a un equipo francés en busca de libertad.

- ¿José es el faro que guía a Jesús?

- José Herrada: Siempre he tratado de aconsejarle lo que he vivido yo. Pasé en equipos pequeños, me tocó ir descubriendo el ciclismo, y a raíz de ahí le pude transmitir experiencias. Ahora se maneja solo.

- Jesús Herrada: Desde que empecé en cadetes, el otro hermano mayor corría y luego José ha sido la referencia a seguir. Al fin y al cabo, él lo estaba haciendo bien, y así llegamos a donde estamos.

- ¿El ciclismo era algo familiar?

- Jesús H.: Sí. Empecé por mi padre y mis hermanos. Nuestro padre tenía mucha afición.

- José H.: El padre salió en bici muchos años, aunque no llegó a competir porque en aquella época tenía que trabajar. Mi hermano mayor salía con algún amigo, se sacó licencia para comenzar en cadetes y yo me inicié en escuelas.

- Conociendo esa zona de Cuenca tan dura para entrenar, parece un milagro salir ciclista...

- José H.: Mucha gente nos lo dice. Con tanto aire y tanto llano... Es zona pestosa, pero cuando eres joven no piensas en eso, simplemente te sale ir a entrenar por ahí.

- Jesús H.: La verdad es que puedes hacer treinta kilómetros sin ver un pueblo casi.

- José H.: En temporada tampoco es que estemos mucho en el pueblo, porque entre carreras y concentraciones en altitud... Pero en invierno, cuando el tiempo lo permite, hacemos un día a la semana puertos, por la sierra de Alcaraz o así.

- Jesús H.: O la sierra de Albacete, la sierra de Segura...

- ¿Se pican entre hermanos?

- José H.: A veces. Hay días que queremos calma y otros en los que hay más piques (se ríen).

- Jesús H.: Como no hay muchos corredores por la zona, tenemos que probarnos entre nosotros (ríen).

- ¿El pique acaba ahí?

- (Ambos). Sí, sí, sí.

- Han vivido trayectorias algo distintas. Jesús parecía 'elegido' desde joven y debutó en Movistar; a José le costó más llegar a lo más alto.

- José H.: Es cierto que solo estuve dos años en amateur, porque me salió la oportunidad del Burgos Continental. Si hubiera esperado más, igual podría haber pasado a un equipo más grande. Nunca sabes. Igual no vuelves a tener otra oportunidad. Surgió así y luego pude ir progresando. Estuve dos años en el Contentpolis, que en el segundo año se sumó Ampo, y dos en Caja Rural antes de llegar a Movistar.

- En Caja Rural logró ya resultados llamativos.

- José H.: Vi que tenía piernas y cuerpo para correr carreras de nivel, como País Vasco. Pero fui a Movistar porque quería probar en un equipo grande para ver mi rendimiento en grandes vueltas. No me fue mal.

- José logró grandes triunfos en Gipuzkoa en categorías inferiores.

- Jesús H.: La verdad es que sí. Gané la Klasika Gipuzkoa júnior con la selección de Castilla-La Mancha, y la Subida a Gorla en sub 23.

- José H.: Aquella que no hubo foto-finish y llegaste con Pello Bilbao.

- Jesús H.: Sí, fue muy ajustado.

- Hubo quien creyó que ganó Bilbao. ¿Lo habló con él alguna vez?

- Jesús H.: La verdad es que no. Parece un tema tabú (ríe).

- Unen sus caminos en Caja Rural.

- Jesús H.: Sí. Él estaba en el equipo profesional y yo en el amateur. A final de ese año vino la sorpresa de mi paso al Movistar, a última hora, después de que hiciera octavo en la contrarreloj del Mundial.

- José H.: Yo seguí un año más en el Caja Rural, antes de ir a Movistar.

- ¿Por una vez su hermano pequeño le abrió las puertas?

- José H.: Igual Eusebio vio que en la familia se hacían las cosas bien y se convenció para cogerme a mí (ríe).

- ¿Cómo es la convivencia? ¿Comparten mucho habitación?

- Jesús H.: En las concentraciones con Cofidis hicimos habitación con corredores franceses para conocer a los compañeros, adaptarnos al equipo y que la integración fuera más rápida. En carrera estamos coincidiendo bastante en la habitación.

- ¿Hablan de ciclismo o es tabú?

- (Ambos) No es tabú. Podemos hablar de cómo ha ido la etapa, de otras carreras... Y también de otras cosas.

- Parlez-vous français?

- José H.: Oui, un peu... (sonríe).

- ¿Cómo va la adaptación?

- José H.: Mejor de lo que esperábamos. En invierno contacté con unos antiguos profesores míos ya jubilados del pueblo con los que mantenía relación. Sabía que hablaban francés y a través de un programa informático que nos prepararon, empezamos a estudiar. Para entendernos en el equipo y en reuniones o en la mesa, nos arreglamos bastante bien.

- Jesús H.: Para no tener ni idea en noviembre, ya vamos cogiendo un poco. Y lo entendemos.

- José H.: Cuando no te conocen, los franceses si no quieren no te entienden nada. Te corrigen algo, ¡y es casi como tú lo has dicho! (ríe).

- Jesús H.: Nos pasaba hasta para pedir un yogur, que no te entendían y a ti te da la sensación de que lo has dicho igual que ellos (sonríen). Pero estamos a gusto con la experiencia.

- ¿Qué buscaban en Cofidis?

- Jesús H.: Yo estaba a gusto en Movistar. Pero ya llevaba siete años y quería ver hasta dónde podía llegar como ciclista, si podría disputar generales o etapas. Quería, digamos, tener un poco más de libertad.

- José H.: En Movistar la clase media es muy alta. Es un gran equipo. A veces te tocaba hacer un trabajo en el que te luce menos, o llega un momento en el que no estás tan a gusto al trabajar en ciertos momentos. Siempre viene bien renovar la mente y buscar nuevos incentivos.

- Parece que fue anteayer cuando pasó a Movistar, y estuvo ya siete años. ¿Siente que todo va deprisa?

- Jesús H.: Si lo piensas, sí ves que todo ha ido muy rápido. Es mi octava temporada ya, pero a los 28 años que cumpliré en julio creo que era el mejor momento para cambiar y ver hasta dónde podemos llegar.

- ¿Dónde se ven?

- Jesús H.: En vueltas de una semana, tipo País Vasco o Romandía, con recorridos de media montaña que tampoco sean puertos muy, muy largos. Pienso que en ese tipo de carreras puedo estar cerca de los mejores y pelear por etapas. También me llaman las clásicas de las Ardenas. Creo que lo puedo hacer bien.

- José H.: A mí me gustan las grandes vueltas. En vueltas como esta, debo estar cerca de mi hermano para quitarle trabajo. Él tiene una fuerza y una chispa que quizá yo no tengo para estar en ciertos momentos. Debo hacerle el paso de las etapas lo más fácil posible. En las Ardenas debo estar con él, que tiene más chispa en esos repechos o finales.

- ¿Trabajar para un hermano implica un punto mayor de sacrificio a la hora de sufrir en carrera?

- José H.: Sí. Espero que se me entienda: siempre he estado motivado para trabajar para mis líderes y lo he hecho lo mejor que sé. Pero si es tu hermano, igual hay momentos en los que te implicas más aún.

- ¿Cuándo ha sido la última vez que le ha mandado a tomar viento fresco a su hermano mayor?

- Jesús H.: (ríe). Así de literal, no me acuerdo (vuelve a reír).

- José H.: Ayer mismo (ríen).

- Jesús H.: Si él me da consejos en un momento malo, aunque en el momento no me guste, sé que es por mi bien y acabo haciéndole caso.

- ¿Aún ejerce de hermano mayor?

- Jesús H.: Más o menos sí. Ambos queremos lo mejor para el otro, y si nos regañamos sabemos que es por nuestro bien.

- Tras tantos años trabajando en Movistar, la ambición personal se apagará algo... ¿Se recupera luego?

- José H.: No es que pierdas la ambición, pero tienes otro hábito. Cuando la mente se habitúa a un trabajo, es difícil cambiar el chip otra vez. En Caja Rural tenía la responsabilidad de hacer la general junto a Javi (Moreno). Luego estás seis años trabajando y trabajando y cuesta cambiar el chip en un equipo más pequeño para tener que estar delante disputando una carrera. Es una motivación extra que llega otra vez y sienta bien.

- Supongo que harán el Tour. ¿Se vive distinto en un equipo galo?

- Jesús H.: Desde el principio, ves que uno de los grandes objetivos del equipo es el Tour. Una etapa sería lo mejor que puede conseguir. Y si la ganamos nosotros, sería un sueño.

- José H.: En Movistar también motivaba, pero para mí suponía un punto de estrés. Correr con un líder como Nairo o Alejandro es un orgullo, pero también estresante. Aquí es distinto. No hay un líder claro para la general, pero la ambición es máxima. Espero que podamos ir y dar nuestro nivel. Ir con el objetivo de buscar una etapa es muy ilusionante. Es otra forma de afrontar el Tour que me encanta.

- ¿Qué se marcan para este año?

- Jesús H.: Si respeta la salud, los resultados van llegando. A lo mejor es difícil una etapa en el Tour, pero cualquier victoria es buena. Y si es en el World Tour, mejor.

- José H.: Con un triunfo en cualquier sitio. Sería increíble en el Tour.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos