UNA JORNADA DE CICLISMO DE VERDAD

EUGENIO GOIKOETXEADirector de Caja Rural

Aunque el resultado fue el mismo que la víspera, la etapa de ayer tuvo mayor nivel. Fue una jornada de ciclismo de verdad, donde se dejó sentir la categoría World Tour de la Itzulia. Como prueba, el hecho de que en la escapada de once corredores no entrase ni uno de los cuatro equipos continentales profesionales, incluido el nuestro.

Frente a la escapada fácil de la víspera, clásica en estas rondas en las que los grandes equipos se toman el inicio de la primera etapa como de transición, ayer estaba claro que iba a cambiar el panorama. Avisé a mis corredores antes de salir, les dije que no pensasen que iba a ser tan sencillo entrar en la fuga. Lo intentamos, pero no fue posible.

Se salió a tope y no se hacía la escapada. Se rodaba a cincuenta por hora. Los nuestros entraron a todos los ataques los primeros cuarenta o cincuenta kilómetros, pero no se hizo hasta el sesenta, cuando ya muchos se habían vaciado. Se bajó Itziar a tope, descargó una tormenta impresionante y se partió el pelotón en dos. Para muestra del nivel, hasta el mismísimo Kwiatkowski se metió en alguna intentona. El desgaste era enorme y, a consecuencia de eso, cuando se formó la escapada delante solo había corredores de calidad. Nivel.

La diferencia entre el World Tour y el resto se va agrandando cada año. No dejan margen para equipos como el nuestro. La velocidad de una prueba World Tour como la Itzulia es superior a la de otras carreras y eso se acusa. En mi opinión, no tuvo nada que ver la etapa de ayer con la del lunes, en la que se permitió la escapada de salida y una vez formada hubo bastantes kilómetros de tranquilidad. Ayer, hasta que se hizo la fuga fue una locura y después se calmó la cosa cuando se pusieron a trabajar el Lotto-Jumbo y el Quick-Step, pero el ritmo siguió siendo alto. Para nosotros, una jornada difícil. Tenemos buenos ciclistas como Alex Aranburu o Jon Irisarri, los dos guipuzcoanos del equipo, pero aún son jóvenes, tienen que hacerse más y este tipo de jornadas les sirven para darse cuénta de cuál es el verdadero nivel del World Tour.

Hoy llega una etapa que todo el mundo cree que va a terminar al sprint, aunque no haya velocistas. Los pocos que hay tratarán de amarrar la llegada. No espero un ataque lejano y, sí, es probable que llegue un grupo grande. Nosotros volveremos a intentarlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos