Vuelta al País Vasco 2018

Haimar Zubeldia: «No se me ocurrió cuando era ciclista...»

Haimar Zubeldia se pone de pie sobre la bici en el último muro de la subida a Elkano, con una espectacular vista de Zarautz al fondo./FOTOS MICHELENA
Haimar Zubeldia se pone de pie sobre la bici en el último muro de la subida a Elkano, con una espectacular vista de Zarautz al fondo. / FOTOS MICHELENA

Haimar Zubeldia propuso la subida de Elkano a la Vuelta al País Vasco 2018 y descubre los secretos del durísimo muro zarauztarra. «La subida es dura, pero en el falso llano que hay después se puede perder mucho o ganar mucho en función de las fuerzas», avisa el usurbildarra

IÑAKI IZQUIERDO

«Estoy preparado para que me recuerden que he descubierto esta subida justo después de retirarme, que no se me ocurrió cuando era corredor». Haimar Zubeldia no puede reprimir una sonrisa burlona cuando habla de la subida a Elkano, un muro con rampas superiores al 20% que romperá la primera etapa de la Vuelta al País Vasco 2018, el lunes 2 de abril. Fue el usurbildarra, ciclista en activo hasta la pasada temporada, el que puso sobre la pista de la existencia de este camino a los organizadores de la Itzulia, que abrazaron la idea con entusiasmo.

La subida es desconocida «incluso para los cicloturistas de la zona de Zarautz; no se pasa por ahí», reconoce Zubeldia. Él mismo afirma que no la ha subido muchas veces. «No es un recorrido habitual, no. Yo la conocía de haber subido alguna vez en mountain bike...», admite en una frase que da idea de la dureza que se van a encontrar los corredores. Son 2,4 kilómetros, al 9% de pendiente media.

Haimar Zubeldia conoce todos los secretos de esta ascensión inédita en el ciclismo de competición. «La subida a Elkano se divide en tres tramos, marcados cada uno por un muro con importantes desniveles. La entrada es estrecha y la colocación será importante. Que la carrera venga de Garate, Aia y atraviese Zarautz antes del inicio hará que el grupo vaya más estirado».

«La subida se divide en tres partes y la más dura es la última, con tramos que superan el 20%»

«Este inicio añadirá incertidumbre a la Itzulia, que cambia de esquema con el adelanto de la crono»

El usurbildarra avisa de que «será el momento de colocarse, antes del giro a la derecha en el que se deja la carretera y se toma el camino a Elkano». El acceso a la subida se hace atravesando por dentro el polígono Abendaño. Unos doscientos metros después de dejar atrás el último pabellón aparece un cruce que señaliza la empresa Elesa, a la derecha. El acceso es por una pista de hormigón balizada por dos barandillas metálicas. Es muy estrecho y está bacheado. Se deberá acondicionar.

Una vez dentro, el camino no tiene pérdida hasta arriba. Zubeldia, que pese a lo inclemente del tiempo en la mañana de ayer (frío intenso y aguanieve a las diez de la mañana) se sube a la bicicleta para descubrir los secretos de la subida, desgrana su veredicto: «Los primeros 300 metros son llanos y la primera rampa viene enseguida. Combina tramos rectos con un par de curvas muy cerradas, marcadas por un alto desnivel. Luego se alcanza el primer descanso».

El segundo tramo de subida no tarda en aparecer. Más recto que el anterior, «pasa junto a unos viñedos, que son una de las señas de identidad de Zarautz, que tratamos de potenciar con el paso de la carrera. Después llega el segundo descansillo, que es algo más largo que el primero, antes de afrontar el tercer tramo».

En opinión de Zubeldia, ese último parcial «es el más duro de la subida. Desde el descansillo se ve bien la rampa final, que en algunos tramos supera el 20% de desnivel. Los corredores tendrán que exprimirse hasta llegar a la ermita de San Pedro, que es donde termina la subida propiamente dicha, pero ojo. A partir de ahí comienza un falso llano en el que se puede perder mucho tiempo si se llega vacío arriba, o ganar mucho si se llega con fuerzas para atacar».

Desde la ermita se afronta ese falso llano y la bajada hacia Meagas, ahora sí, por buena carretera. «El descenso no es técnico y salvo una curva a izquierdas que se va cerrando, no hay problemas. Es cuestión de no equivocarse en la trazada. Esa curva se señalizará bien en la carrera. De Meagas a Zarautz es una bajada en la que hay que dar pedales. Me imagino que puede haber alguien por delante y un grupito intentando cazar por detrás. Para llegar destacado a meta en ese tramo tocará darle fuerte».

Son unos seis kilómetros hasta la llegada, «donde un pelotón puede rodar muy rápido». La meta se situará en la carretera general, un poco antes de llegar al hotel Zarautz.

«Como Bordako Tontorra»

Para ilustrar las características de la subida, el excorredor usurbildarra afirma que «tiene alguna similitud con Bordako Tontorra, una de las subidas a Igeldo que ha introducido la Clásica de Donostia los últimos años. Bordako no tiene descansos y esta sí, y esta es más larga».

El paso de la Itzulia introducirá a esta ascensión en el circuito de los cicloturistas guipuzcoanos, «como ya pasó con el muro de Aia, que antes era totalmente desconocido. De hecho, por aquí ya se empiezan a ver cicloturistas», asegura.

La idea de meter la Vuelta al País Vasco por Elkano fue de Zubeldia. «Vivo en Zarautz y el año pasado, tanto Eraso como Riaño (organizadores de la Itzulia) me dijeron que querían gente nueva en la organización. Les contesté que estaba dispuesto a ayudar dentro de mis posibilidades y me hablaron del recorrido de la etapa. Riaño me contó su idea y yo tenía otra totalmente distinta, porque pensaba que si la llegada era en Zarautz había que explotar la zona y enseñarla. La costa, los viñedos, las vistas panorámicas, y de ahí que decidiéramos este recorrido»

La intención de Haimar Zubeldia y los organizadores con este diseño de etapa es abrir la carrera, «añadir incertidumbre a una Itzulia que cambia de diseño con el adelanto de la crono y que plantea incógnitas respecto a ediciones anteriores. Con los huecos que se abran en Elkano puede quedar una carrera muy interesante».

No oculta que se busca «meter dureza desde el principio, para buscar que haya equilibrio entre los escaladores y los contrarrelojistas, que ven cómo se adelanta la crono a la cuarta etapa. De esta forma se mantiene la incertidumbre».

La subida a Elkano será el punto culminante de la primera etapa de la Vuelta al País Vasco 2018, que recorrerá toda la costa guipuzcoana entre Hondarribia y Zumaia. Serán 162 kilómetros con las subidas a Jaizkibel, Maddiola (Igeldo por la carretera normal), Garate y Aia, antes del puerto final. La entrada a Elkano es muy complicada, pero tiene la ventaja de estar junto a la línea de salida de la jornada, con lo que todos los equipos podrán ir a inspeccionar el terreno entre el domingo cuando lleguen y el lunes por la mañana. Ningún favorito debería obviar ese trámite, ya que el conocimiento del terreno no dará la victoria pero el desconocimiento sí puede provocar una derrota sin paliativos. Todo ha sido una idea de Haimar Zubeldia.

 

Fotos

Vídeos