Vuelta al País Vasco

Giuseppe Martinelli (Director del Astana): «En mi historial faltauna carrera: el Girode Landa; lo pudoganar en el Mortirolo»

El italiano Giuseppe Martinelli posa antes de la salida de una etapa de la presente Vuelta al País Vasco./MICHELENA
El italiano Giuseppe Martinelli posa antes de la salida de una etapa de la presente Vuelta al País Vasco. / MICHELENA
Giuseppe Martinelli (Director del Astana)

En 1981 corrió su primera Itzulia, luego compartió maillot con los Lejarreta y lleva más de 30 años al frente de grandes equipos

OSKAR ORTIZ DE GUINEAVALDEGOVÍA.

Giuseppe Martinelli, 'Martino', (Lodetto, 11 marzo 1955) colgó la bicicleta en 1985, tras compartir el maillot del Alfa Lum los tres años de Marino e Ismael Lejarreta en Italia. Desde entonces, ha dirigido formaciones como Carrera, Mercatone Uno, Saeco, Lampre o el Astana de Alexandr Vinokourov. De momento no se plantea el libro que le reclama «mucha gente».

- Es un clásico en la Itzulia...

- Llevo casi ya 40 años viniendo. La conozco bien y siempre me ha gustado venir, ya fuera como ciclista o como director. Solo he ganado una vez, con Chiapucci, pero siempre he sido protagonista con Pantani, que fue tercero, Di Luca... o Marino, cuando corríamos. Es una carrera importante, con una gran afición.

- Como ciclista, fue tres veces segundo en sendas etapas: una tras el alavés y dos tras Eddy Planckaert.

- Yo normalmente era un 'piazzato', no un vencedor. Siempre hacía segundo, tercero, cuarto... pero ganar, poco. Coincidí con gente rápida como Juan Fernández o Sean Kelly. Me disgusta no haber ganado una etapa aquí, pero estoy contento con lo que hice. Como director, el problema es que éramos un equipo italiano con líderes italianos, y un mes después llega el Giro, el gran objetivo, por lo que siempre nos faltaba un punto de forma. En el País Vasco tengo un gran amigo, Antón Ormaetxea, organizador de la Bicicleta Vasca, y vengo de vacaciones.

- ¿Sí?

- Normalmente, una vez al año, en noviembre. Me gusta Bilbao, San Sebastián. No suele hacer muy buen tiempo, pero me gusta igual. Ha cambiado tanto la vida aquí... No es como en los años 80 o 90. Se come muy bien y sois buena gente.

- Siempre en buenos equipos...

- He tenido más suerte en la vida como director, en equipos con los que poder competir, que como ciclista. Igual soy el más viejo aquí, porque tengo 63 años. Supongo que me mantiene el corazón, porque amo este deporte. Este modo de vida lo tienes que amar, porque son muchos días fuera de casa, pero me da tantas satisfacciones...

«Lo que me mantiene en el ciclismo con 63 años es el corazón; amo este deporte y voy año a año»

- Ha visto la evolución del ciclismo.

- Los autobuses, internet, las estrategias, los medios... Pero cuando amas algo tanto, no te cuesta reciclarte. Lo que no varía es que día tras día hay que estar delante.

- Italia es un país más de pasión, locura y sensaciones, que de cálculo, pulsómetro, potenciómetro...

- Es el ciclismo moderno. Las empresas buscan la televisión, y a los aficionados les gusta saber los vatios, las cadencias... Pero pienso que cuando uno ataca en una subida, siempre pone el corazón, las sensaciones, igual que en el ciclismo más épico. Mira cuánta gente había viendo el lunes el repecho de Zarautz. Gusta la pasión agonística.

- ¿Se ha perdido mucho la épica?

- Un poco, desde luego. Ahora se va muy rápido y es complicado que alguien ataque en la primera subida de una etapa de montaña pensando en ganar. Hay tal igualdad, que a los gregarios de ahora les falta poco para ser un gran campeón. Muchas veces no hay tanta diferencia entre el quinto o el cincuenta. Se va fortísimo en el llano y se llega a la subida con cierto nivel de fatiga.

- ¿Pantani haría ahora menos daño?

- Haría diferencias pero menos que antes. Ahora el nivel es más alto. El ProTour, ahora World Tour, ha hecho equipos muy grandes y potentes, y no es fácil hacer diferencias.

- ¿Qué triunfo le satisface más?

- Muchos, pero quizá el Giro de 2016, cuando Nibali desbancó a Kruijswijk al final. Sabe especial por cómo se consiguió. A ver... Todo el mundo comprende que Pantani está en el corazón de todos. El Giro y el Tour del 98 con Marco seguramente es la mayor gesta de la historia. También el triunfo de Aru sobre Dumoulin en la Vuelta fue especial.

- ¿A quién le habría gustado fichar?

- Los últimos 15 años me habría gustado tener a Valverde. Es un ciclista moderno pero con el punto de épico de los grandes en la historia. No teme atacar de lejos y tiene ganas de ganar cualquier carrera. Lo mismo una Lieja en Estella.

- Al ritmo que va con 38 años, aún puede tener tiempo para ficharlo.

- A los 38 años lo que no le permiten alcanzar las piernas, se lo permite el corazón. Tiene una gran pasión por el ciclismo. Todo el día está pensando en el ciclismo, cuando está en la bici y cuando no. Cuando estuvo parado, entrenaba como un diablo. Es un ciclista diferente, único.

- ¿Qué piensa de Landa? Lo tuvo en su equipo y quiso volver a tenerlo.

- Es un ciclista increíble. Tiene una clase impensable. Lo puede ganar todo aunque haya ganado poco. Siempre le ha faltado una pizca para ser un grandísimo campeón. Pero está ahí. Pienso que puede ganar una gran vuelta de tres semanas, siempre que llegue a la cita en el momento preciso y en la condición precisa. Y seguramente a mí me pesará verlo en otro equipo. Mi ilusión es volver a tenerlo en mi escuadra. No sé si sería posible o si él lo querría.

- ¿Cuántas veces le han preguntado por el Giro que ganó Contador?

-Sí, sí, sí... Pero las cosas suceden cuando suceden y como suceden. Aru era el líder del equipo. Con la experiencia que sabemos hoy, con lo que ha demostrado Landa, seguramente habríamos podido ganar aquel Giro. Pero habría sido el día de Mortirolo, no en Sestriere como muchos han dicho. El día de Mortirolo Landa podría haber ganado el Giro.

-¿Se arrepiente de algo?

- Sí, y ahora hay una parte de mí disgustada por eso. Pero en aquel momento el líder era Aru por lo que había demostrado, no creía que Landa iba a estar tan fuerte. Seguramente para él sería increíble haber ganado aquel Giro, pero yo también siento que me falta uno, el Giro de Landa.

- ¿Añora alguna otra carrera?

- La Vuelta que Horner pudo con Nibali. Si hubiera sido otro ciclista... Pero fue uno que solo esa vez estuvo delante en una gran vuelta.

- Pensaba que diría alguna clásica.

- Ya gané la Lieja con Sorensen, la Milán-San Remo con Chiapucci, la Gante-Wevelgem con Bontempi... Yo concibo más el ciclismo de grandes vueltas, en las que se premia el trabajo de cada día y en las que las tácticas y el estudio de los rivales determinan la victoria final. Siempre voy a querer ganar el Giro.

- Ha lidiado con rivalidades como Aru-Landa, Cunego-Simoni...

- Es una suerte haber tenido grandes ciclistas. En el ciclismo moderno es más fácil saber cómo está un corredor y decidir. Me pregunto qué pasará en el Tour con Valverde, Quintana y Landa. Es más difícil con tres que con dos. Pienso en Eusebio y en los problemas que tuve yo... Pero prefiero tres líderes que ninguno.

- Le debo mencionar a Scarponi.

Es una página muy dura en mi vida. Todo el ciclismo perdió una persona muy importante. La muerte de Marco fue difícil de asumir, porque suponía la muerte de un campeón, de un mito. Pero el fallecimiento de Scarponi, por la forma en la que fue, en la carretera, rompió el corazón a muchos compañeros del pelotón. A todo el cicismo, supongo.

«Pantani hizo una gesta en 1998; pero me quedo con el Giro de Nibali en 2016 por cómo se logró»

- Es padre de un ciclista del Quick-Step, Davide. ¿Cómo se lleva eso?

- Como padre, tengo la satisfacción de que él sea ciclista y le sigo mucho. Pero él está a gusto en un equipo increíble. Espero que en el futuro sea capaz de ganar algo importante. Es posible que algún día estemos juntos, pero no es fácil. Una cosa es ser padre y otra ser director deportivo. Pero ser padre y director deportivo al mismo tiempo es diferente (son'ríe).

- No se pone fecha de caducidad.

-Voy año a año, y así firmo los contratos con 'Vino'. Llevo nueve años aquí y me gustaría seguir. Año a año.

- ¿Cuándo escribirá un libro con sus vivencias?

- (Sonríe). Me lo dice mucha gente pero... No sé, ahora no me veo. No tengo tiempo. Quizá algún día, cuando haya dejado el ciclismo y esté tranquilo en casa, con calma, me lo plantee. Pero no lo creo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos