NO ERA ETAPA PARA SOSOS

Fuga, sprint, viento, lluvia, sol... hasta salió el arcoíris en una etapa algo más que de transición pese a que su desenlace invita a creer lo contrario

NO ERA ETAPA PARA SOSOS
TXOMIN PERURENA

Mi concepto del ciclismo está muy alejado de ese que se basa en los datos y los números, pero me llamó la atención un detalle sobre la jornada de ayer: era la de mayor desnivel acumulado de la presente edición con 3.300 metros, más incluso de los del último día con final en Arrate. Por eso, aunque dio la impresión de ser la típica jornada por tierras alavesas con escapada y desenlace al sprint, tuvo más ingredientes. No solo desde el punto de vista meteorológico, también del deportivo. Me vino a la cabeza el programa de televisión 'No es país para sosos', fuente de inspiración para el titular: 'No era etapa para sosos'. Los ocho fugados, con De Gendt al frente, trabajaron fuerte. Sopló el viento, que obligó a los corredores a ir muy atentos por el riesgo de abanicos. Se alternaron la lluvia y el sol. Hasta apareció el arcoíris. Esperaba poco público en un pueblo tan pequeño como Villanueva de Valdegobía. Sin embargo, debió moverse gente de los alrededores porque me llamó la atención la cantidad de aficionados. Entre ellos figuraban el acordeonista Aitor Furundarena y su prole. Apareció con su mujer y sus cinco hijos, el más pequeño un bebé. Así se fomenta la afición al ciclismo.

El ataque del Sky me recordó el baracchi

Curiosa la ofensiva de los dos corredores del Sky juntos. En cabeza, De Gendt y Juul Jensen. Detrás, Kwiatkowski y De la Cruz. Como en el Trofeo Baracchi, la contrarreloj por parejas desaparecida en 1991. Tengo el honor de haber participado en ella junto a Paco Galdos. No voy a decir cómo acabamos. Me lo reservo. En el historial de la prueba, desde luego, no figuramos. Asistimos a una bonita etapa con protagonismo euskaldun. Valiente Alex Aranburu (Caja Rural) con su ataque a falta de dos kilómetros, en la hora de la verdad de una prueba de esta envergadura. Le cazaron a 600 metros de la línea de meta. También Sanz (Euskadi-Murias) participó en el sprint. Queremos victorias, pero por algo se empieza. Seamos prudentes.

Me hicieron la cobra en colombia

Aunque ya ha dejado de ser fuente de comentarios en las carreras ciclistas, me resisto a pasar por alto lo que volvimos a presenciar en la entrega de premios de la etapa. Me cuesta aceptar a un bigotudo y a un compañero suyo de organización entregando el ramo de flores al vencedor y al maillot amarillo. Lo reconozco: soy partidario del podio a la vieja usanza. De los dos besos... según la costumbre de cada país. Tres en Francia y uno en Colombia, donde la chica me hizo la cobra al intentar darle el segundo. Después me enteré de que unos años antes un corredor español estuvo a punto de provocar un altercado a cuenta de los dos besos. Presente entre el público, el padre saltó hacia el podio y hubo más que palabras. Debieron frenarle.

La escala de tiempos para mikel landa

Estamos a puertas de la contrarrreloj de Lodosa. Insisto: me gusta su nueva ubicación con dos etapas en línea por delante ya que los derrotados de hoy tendrán la ocasión de reaccionar y remontar. Disponen de montaña y dureza suficientes. Roglic, segundo clasificado, es candidato a la victoria de etapa, a hacerse con el maillot amarillo y a abrir una buena brecha respecto a sus adversarios. Aunque su momento de forma sea impresionante, encontrará rivales de talla, como el propio Castroviejo, campeón de Europa de esta modalidad hace poco tiempo. Es una buena oportunidad para el vizcaíno, especialista contrastado. Tengo ganas de ver la respuesta del propio lider, Alaphilippe, en un terreno que no es el suyo. Ha hecho buenas cronos, pero no en recorridos tan llanos. Quiero ver el comportamiento de los Izagirre. El de Gorka, mejor colocado en la general, y el de Ion, que debe rehacerse del traspié inicial de Zarautz. ¿Mikel Landa? Todo lo que sea por debajo del medio minuto respecto a Roglic será bueno para sus intereses; entre medio minuto y un minuto, menos bueno; de un minuto para arriba, muy malo. Es la escala que he marcado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos