«La dureza de San Pelaio, con rampas de hasta el 20%, será decisiva en la segunda etapa de la Vuelta al País Vasco»