BOINAS ELOSEGI, SIN TXAPELAS

La 58º edición ha sido una de las mejores de la Vuelta al País Vasco

TXOMIN PERURENA

La última etapa de la Vuelta al País Vasco dejó tanta gente merecedora de txapelas que Boinas Elosegui corre el riesgo de quedarse sin ninguna en el almacén. La lista es larga. Empieza por Roglic, cuya imagen y movimientos de sufrimiento en el podio me recordaron al Cid Campeador, al que después de muerto montaron en el caballo como ganador de la batalla. Eso cuenta la leyenda. El esloveno la lució feliz. Por cierto, la txapela era preciosa, con un bordado impresionante.

Volvió a quedar clara la importancia de tener el bolsillo lleno para vivir de rentas. La caída de Roglic al principio de la etapa pudo acarrear fatales consecuencias. Afortunadamente no ocurrió así. Soñaba con un cambio de líder a favor de un euskaldun, pero no de esa manera.

Otra la merece el equipo Movistar con Landa al frente. El alavés nos hace abrigar esperanzas para otras pruebas, incluido el Tour. No soy de esos a los que les gusta echar gasolina al fuego, pero no me gustó el comportamiento de Nairo Quintana en la primera pasada por Izua. Atacó tarde. El primero en hacerlo fue Landa. Lo lógico era moverse a la inversa. Sin embargo, se aliaron bien en la ascensión final, aunque al colombiano le faltaron fuerzas. A los que anuncian problemas en el Tour habrá que decirles que de momento la sintonía es buena.

Otra txapela para un Ion Izagirre que ha ido claramente de menos a más, hasta completar una semana muy interesante. Tampoco podemos dejar sin boina a Mas, autor de una subida impresionante. Quintana no pudo con él pese a arrancar desde muy abajo. Tampoco Landa.

No voy a dejar descubierta la cabeza de la organización. Ha sido una de las mejores ediciones de la Vuelta al País Vasco que recuerdo. Lo digo como lo siento. Y sigo en mis trece respecto a la decisión de adelantar la contrarreloj al cuarto día con dos jornadas duras de montaña por delante. Beneficia a la carrera. Aunque Roglic llegara al último día con una ventaja importante, decisiva a la postre, creo que esta nueva distribución añade emoción e interés al aficionado. No es que hayamos cogido el rumbo correcto. Seguimos en el rumbo correcto.

Más

 

Fotos

Vídeos