• noticias de Gipuzkoa
  • Vuelta al Pais Vasco, Euskal Herriko itzulia
  • UCI ProTour
  • Web oficial de la Vuelta al Pais Vasco


Klöden, el triunfo de un superviviente en la Vuelta al País Vasco

Fue segundo en la crono de Zalla detrás de Martin y ganó la Vuelta al País Vasco con 47 segundos sobre Horner y Gesink Klöden ya ganó la Vuelta al País Vasco en 2000

klöden y Vuelta Pais Vasco

Andreas Klöden se ha impuesto en la Vuelta al País Vasco. Ya consiguió ganar la edición de la Vuelta al País Vasco 200 . [EFE]


Benito Urraburu

«He demostrado que aún siendo un corredor mayor se pueden ganar carreras». Andreas Klöden ‘sólo’ tiene 35 años en su carné de identidad. A nivel físico, y sobre todo mental, su edad es otra.

Había diez nombres con opciones de ganar la Vuelta al País Vasco antes de la contrarreloj final de Zalla. Sólo quedó uno, el de Andreas Klöden, al que las carreteras de Euskadi le motivan. Aunque quizá sería más justo decir que lo que realmente le gusta es su profesión, la de ciclista, de la que quisieron echarle y no pudieron.

Quien fuera una de las grandes promesas del ciclismo mundial en el año 2000, quien estaba considerado como el sucesor de Jan Ullrich, el hombre que logró dos segundos puestos en el Tour de Francia, es un superviviente de otra época, no sólo deportiva sino también política.

Es uno de los pocos profesionales que quedan de la extinta República Democrática Alemana, un país del que aseguran que era un gran laboratorio de deportistas, de jóvenes a los que convertían en máquinas de ganar sin importarles las consecuencias.

Ganar no tenía precio, ni entonces, ni tampoco ahora en muchos casos. Eran hombres y mujeres que aparecían y desaparecían en las grandes citas deportivas mundiales.

Nadie elige dónde nacer y a Klöden le tocó ese país, que cuando se unificó pasó a llamarse Alemania. Cuando los escándalos de dopaje saltaron por todos los lados, le repudiaron. Vive en Mónaco y en muchos momentos renunció a llevar la bandera alemana en su maillot, en su bicicleta.

Le convirtieron en un apestado cuando nunca dio un positivo. Alguien capaz de llevar en el mundo profesional desde 1998 es algo más que un producto de laboratorio. No se puede aguantar tanto tiempo en la cumbre, con altibajos eso sí, si no hay calidad.

Gesink e Intxausti, alegrías de la Vuelta al País Vasco

Klöden, a los 35 años, sigue siendo capaz de no fallar y de ganar a hombres más jóvenes que él. Es una persona tranquila al que todo lo que ha vivido le ha hecho un superviviente de casi todo. En la contrarreloj final de Zalla marcó el segundo mejor tiempo y volvió a imponerse en la Vuelta al País Vasco, que ya la ganó en 2000.

Once años después de aquel triunfo en la Vuelta al País Vasco, la vida deportiva de Andreas no es la misma, ni esta victoria tiene nada que ver con aquélla. No se viven igual los triunfos a los 24 años que a los 35. Han transcurrido once años y parece que nada ha cambiado. Pero no es el mismo ciclista, ni la misma persona. Una década de vida da para mucho.

Nunca ganaría el Tour, pero fue segundo en dos ocasiones. En la contrarreloj de Zalla se salió. En los primeros doce kilómetros de la prueba consiguió unas diferencias de escándalo. Aventajó en 7 segundos a Tony Martín, en 31 a Xavi Tondo y Beñat Intxausti. Chris Horner finalizó la crono a 39 segundos. Y así podríamos seguir. Samuel Sánchez cedía 52 segundos y David López, 49.

El ganador de la contrarreloj fue otro alemán, Tony Martin, que está viviendo las horas bajas de este deporte en su país. Alemania tiene marginado al ciclismo y cuenta con dos corredores espectaculares, excepcionales. Han montado un mundo de buenos y malos. A los ciclistas les ha tocado desempeñar el peor papel.

Martin cumplió el pronóstico de ganar la crono de la Vuelta al País Vasco

En la etapa, Martin aventajó a Klöden en 9 segundos y a Marco Pinotti, en 24. Martin, el vencedor de la contrarreloj y de la general final de la París-Niza, llegó a la Vuelta pensando en esta crono y a ella se ha dedicado. Ha estado fuera de carrera en todo momento. Hasta ayer.

Martin y Klöden son vecinos en Mónaco. Martin, que tiene diez años menos que Klöden, le veía correr por televisión, aunque su ídolo era Jan Ullrich, un ciclista desaprovechado. Ahora está compitiendo junto a un ciclista cuyas primeras referencias le llegaron a través de una pantalla.

Las milésimas dieron el segundo puesto a Chris Horner por delante de Robert Gesink, por 176 milésimas. Gesink se salió de la carretera y se metió en una cuneta en la bajada de Beci, lo que le hizo perder un tiempo precioso que pudo costarle el segundo puesto.

También las milésimas, 76 en este caso, sirvieron a Intxausti para ser cuarto, en detrimento de su compañero Xavi Tondo. Un resultado que permite albergar esperanzas de que nos encontramos ante un gran proyecto de ciclista. El vizcaíno ya fue tercero en la edición del pasado año.

La gran sorpresa de la contrarreloj de Zalla se llamó Robert Gesink, no por la calidad que atesora, sino por la fortaleza que está demostrando en las cronos, lo que le hará crecer en una prueba como el Tour de Francia, aunque ésa será otra historia.

Se nos ha hecho corta una Vuelta al País Vasco fantástica, con el mejor ciclismo que se ha visto esta temporada y emociones diarias en los kilómetros finales de todas las etapas. También es cierto que de los favoritos que se hablaba antes del inicio de la carrera pocos han fallado.

La contrarreloj decidió. Era lo que se esperaba y fue lo que sucedió. Andreas Klöden y Tony Martin han cerrado una semana fantástica.


» Noticias relacionadas




Porra Vuelta al Pais Vasco